top of page
  • Writer's picturePatricia Tarre Moser

Derechos Civiles y Políticos vs. Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales

Estudiando derechos humanos, muchas veces vas a escuchar de Derechos Civiles y Políticos y Derechos Económicos, Sociales y Culturales.




¿Qué son los Derechos Civiles y Políticos?


Por un lado, los Derechos Civiles y Políticos son derechos como el derecho a la vida, el derecho a votar, el derecho a la libertad de expresión, el derecho a no ser torturado, entre otros.


Estos derechos típicamente se entendían que eran obligaciones negativas del Estado, que el Estado no mate a una persona, que no te impida expresarte, que no te impida votar y así sucesivamente.


¿Qué son los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (DESCA)?


Por otro lado, están los Derechos Económicos, Sociales y Culturales que ahora también se llaman derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales. Estos son derechos como el derecho al trabajo, el derecho a una vivienda adecuada, el derecho a la alimentación y el derecho a una vida cultural.


Estos derechos se entendían más bien como obligaciones positivas del Estado, que el Estado tenía que tomar acciones para garantizar derechos económicos, sociales y culturales.


¿Cuál es la historia de esta clasificación de derechos?


Inicialmente, cuando se adoptaron en 1948 los primeros instrumentos de derechos humanos que son la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre y la Declaración Universal de Derechos Humanos, no habían distinciones. Se incluyeron tanto Derechos Civiles y Políticos como Derechos Económicos, Sociales y Culturales.


Sin embargo, cuando en la Organización de Naciones Unidas y en el Sistema Interamericano, estaban en el proceso de redactar tratados internacionales que sí fuesen obligatorios sobre derechos humanos, el mundo estaba en plena Guerra Fría y entonces los Estados estaban divididos en dos bloques: el bloque capitalista y el bloque comunista.



Esto tuvo una repercusión importantísima en el tema de derechos humanos, porque el bloque capitalista pensaba que lo más importante eran las libertades. Entonces ellos apoyaban los Derechos Civiles y Políticos, mientras que el bloque comunista consideraba que no era tan importante la libertad sino que lo más importante era la calidad de vida de la gente y ellos apoyaban los Derechos Económicos, Sociales y Culturales.






En el Sistema Interamericano. Esta división también afectó porque el tratado regional de Derechos Humanos, que es la Convención Americana sobre Derechos Humanos, incluye, sobre todo, Derechos Civiles y Políticos, y solo una mención a Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Fue años después que se redactó un Protocolo Adicional sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales, también conocido como el Protocolo de San Salvador.


Esta es una división histórica y que tuvo su repercusión en los tratados internacionales. A pesar de esto No obstante, actualmente entendemos que tanto Derechos Civiles y Políticos como Derechos económicos, sociales y culturales incluyen obligaciones positivas y negativas.


Los Derechos Civiles y Políticos no solo son cosas que el Estado no debe hacer, porque por ejemplo, para garantizar el derecho a que una persona vote, el Estado tiene que organizar unas elecciones y así hay muchísimos ejemplos.


De la misma manera, los Derechos Económicos, Sociales y Culturales no son solo obligaciones positivas, también incluyen obligaciones negativas. Por ejemplo, el derecho a la vivienda comprende la garantía de que las autoridades policiales no intervendrán en la propiedad de los individuos, ya que es una obligación negativa abstenerse de acciones que pudieran vulnerar dicho derecho.


Interdependencia e indivisibilidad de los Derechos Humanos


Adicionalmente todos los derechos humanos son interdependientes e indivisibles. Este refleja la intrínseca conexión que existe entre los derechos civiles y políticos y los derechos económicos, sociales y culturales. Esta interdependencia significa que la realización plena de un derecho está estrechamente ligada al respeto y la protección de otros derechos. Por ejemplo, el derecho a la libertad de expresión puede verse obstaculizado si no se garantiza el acceso a la educación, y a su vez, el derecho a la salud puede ser comprometido si no se asegura un medio ambiente sano. Esta interconexión subraya la importancia de abordar los derechos humanos de manera integral y no fragmentada, reconociendo que cada uno es igualmente vital y contribuye a la dignidad y bienestar de todas las personas.


41 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page