top of page

Primer caso de Restitucion Internacional

Patricia Tarre Moser

19 dic 2023

El caso Córdoba vs. Paraguay, es el primer caso sobre restitución internacional de niños y niñas decidido por la Corte Interamericana. Analizamos lo bueno, malo y feo de esta decisión.




Para escuchar el episodio completo dale click aquí


La restitución internacional ocurre cuando uno de los padres traslada a un menor a otro país diferente al de su residencia habitual, muchas veces para evadir decisiones de custodia. La Corte IDH se pronunció por primera vez sobre los estándares de esta materia en el caso Córdoba vs. Paraguay, el primer caso sobre restitución internacional de niños y niñas.


El caso se refiere al proceso por restitución internacional iniciado por un padre cuando su pareja, se lleva a su hijo de Argentina a Paraguay sin su consentimiento. La discusión del caso se centra en la falta de acciones de Paraguay para ubicar al niño y devolverlo a Argentina para que se decidiera la custodia en su lugar de residencia habitual.


Invitada de hoy

María Dolores Miño


María Dolores es abogada por la USFQ, Master en Derecho Internacional y Derechos Humanos por American University y candidata al Doctorado en Derecho de la Universidad Externado de Colombia. Ha trabajado en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Fundamedios y la Dirección Nacional de Derechos Humanos, enfocando su ejercicio en litigio, estudio y práctica ante el Sistema Interamericano de DDHH y Derecho Constitucional. Actualmente dirige el Observatorio de Derechos y Justicia, y es socia fundadora de Gentium Law. Es docente de pregrado en la UIDE y posgrado en la Universidad Central de Cotopaxi y la Universidad San Gregorio de Portoviejo.


A María Dolores la pueden seguir en Twitter en @lolomino

¿Qué vas a aprender hoy?


  • Criterios de la Corte IDH para resolver su primer caso de restitución internacional

  • Tratados aplicables a la restitución internacional

  • Consecuencias de las demoras en el trámite de una petición o medida cautelar en la Comisión Interamericana


Recursos



Transcripción


Patricia: Hola. Muchísimas gracias por conectarte el día de hoy. Mi nombre es Patricia Tarre Moser y esto es Estudia de Derechos Humanos, una plataforma educativa en línea donde tenemos cursos del Sistema Interamericano y Derecho internacional Público que puedes encontrar en nuestra página web. estudiadechoshumanos.com


Además, hacemos conversaciones en vivo sobre diversos temas de derechos humanos y eso es justamente lo que nos trae aquí el día de hoy, pues vamos a estar hablando de una de las últimas decisiones que notificó la Corte Interamericana, específicamente el caso Córdoba vs. Paraguay, que es el primer caso que el sistema interamericano decide, o la Corte Interamericana sobre Restitución Internacional de niños y niñas. 


Para este tema estoy aquí con María Dolores Miño, quien es abogada ecuatoriana y actualmente dirige el Observatorio de Derecho y Justicia. ¿Qué tal María? María Dolores, ¿Cómo estás? 


María Dolores: Hola mi querida Patricia, muy contenta de estar aquí de nuevo en Estudia Derechos Humanos y bueno, feliz de poder conversar sobre este tema que ciertamente es un hito muy importante en la jurisprudencia en materia de derecho de familia del sistema interamericano. 


Patricia: Exactamente. Entonces, sin más preámbulo, voy a brevemente explicar los hechos del caso para entrar ya de lleno a lo bueno, lo malo y lo feo de esta decisión. 


Este caso, pues, es un caso de restitución internacional, que esto es cuando alguno de los padres, digamos, típicamente se lleva alguno de sus hijos, digamos, sin el permiso del otro padre. Entonces aquí era una pareja de un argentino y una paraguaya que vivían en Argentina y tenían un hijo de un año, casi dos años, y entonces en un día la mujer se va por tierra a Paraguay y se lleva al hijo sin consultarle ni solicitar el permiso de menores, digamos, donde el padre no da permiso para que se otorgue, para que pueda haber el traslado del niño. 


Ante esta situación, el padre, pues, solicita la restitución de su hijo. Digamos esto se llama hacer restitución internacional, alegando que la madre se lo llevó sin ningún permiso. Entonces esto es un proceso que se lleva a cabo en Paraguay y por eso el caso es contra Paraguay. Paraguay se tarda un poco, pero no tanto, dice la Corte. De hecho tarda unos ocho meses en decidir el caso, pero luego no logra realmente ejecutar la decisión, es decir, no logra que el niño sea devuelto a Argentina para que allí en Argentina se decida el tema de la custodia. Entonces, esto es importante, no es un caso de custodia, es un caso de restitución que el único objetivo es restituir al menor de edad o a la menor de edad al lugar donde era el, digamos, la casa común de los padres para que allí se decida la custodia. 


Entonces se tarda muchísimo el proceso en decidir y eso termina llegando hasta el sistema interamericano. Hubo medidas cautelares no tenemos la decisión por parte de la Corte, donde la Corte declara que no hay violación del plazo razonable, pero si hay una violación de el artículo 25 de la obligación de ejecutar las sentencias porque no se hizo realmente, no fue ejecutada esta sentencia de restitución internacional y luego también declara violados el derecho a la familia, etcétera.


Una cosa importante es que en este caso no forma parte de terminó no formando parte del caso el niño, sino solo el padre. Durante el proceso ante la comisión el niño no forma parte y cuando llega ante la Corte, la Corte dice bueno, vamos a averiguar si este niño quiere ser parte del caso. Y el niño dice ya, ya no es casi niño, digamos, ya está, ya cumplió la mayoría de edad, uando el caso se somete, ya faltan meses para cumplir la mayoría de edad, dice “Yo no quiero formar parte” Entonces el caso solo del padre- Bueno, eso es, digamos, el resumen de lo de los hechos y de la sentencia. Y ya con ese resumen vamos a hablar de lo que es lo que te pareció bueno de esta decisión. 


María Dolores: Bueno, lo primero que es importante siempre es bueno y positivo, creo yo que la Corte Interamericana vaya expandiendo las temáticas que aborda en sus líneas jurisprudenciales, porque precisamente a la luz del control convencional, los Estados tienen más luces de cómo actuar y cómo resolver cuestiones a nivel interno. Esto a mí me parece importantísimo porque muchas veces dentro de los estados, por ejemplo, no existen lineamientos claros de, cómo tienen que resolver ciertas cuestiones, qué es lo que tienen que hacer. No siempre hay que asumir que a nivel interno los Estados, por ejemplo, tienen reglamentación. Ya hablando del tema específico de la restitución internacional de menores, no asumir necesariamente que los Estados la tienen tan clara a nivel interno. O sea, hay Estados que tienen legislación bastante incipiente alrededor de esto y esa legislación incipiente podría incidir en funcionarios públicos, tanto administrativos como judiciales, que no saben qué hacer en una situación como esta. 


Entonces, cuando interviene, digamos, la Corte Interamericana, lo que hace es que nos dibuja una cancha donde el Estado tendrá que moverse, no por fuera de estos contornos, dentro de estos mínimos exigibles, que viene a ser las sentencias de la Corte y que además le da como sentido y alcance a otras obligaciones internacionales. En el caso de la restitución, no solamente la Convención Americana sobre Derechos Humanos, sino como ya sabemos, y como ya es costumbre en varios casos de la Corte por lex specialis, es la incorporación de otros instrumentos como son la Convención de los Derechos del Niño, la Convención Interamericana sobre Restitución Internacional de Menores, el Convenio de La Haya sobre aspectos civiles de Sustracción internacional de Menores, que es un nombre súper largo. 


Entonces, todas estas normas de alguna manera tienen que tener un sentido en clave de derechos humanos. ¿Por qué? Porque finalmente, por ejemplo, si hablamos de la Comisión Interamericana de Restitución Internacional de Menores, o si hablamos del Convenio de La Haya sobre aspectos civiles de sustracción, lo que vamos a ver es que estas no son normas, digamos, propiamente de derechos humanos, son normas que regulan más bien cuestiones que podrían estar relacionadas, por ejemplo, con la cooperación judicial internacional en ciertos temas o la cooperación entre estados. Pero finalmente, dada cuenta que son situaciones que a la larga terminan impactando el derecho, el derecho a la familia, el derecho a la intimidad y el derecho a los derechos del niño, sí es importante que sean leídos en clave de convención. O sea, la Convención en ciertos artículos es leída en clave de estos instrumentos. Pero estos instrumentos también tienen que ser leídos en clave de derechos humanos dada cuenta que impactan ya el ejercicio de los derechos convencionalmente protegidos. 


Patricia: Claro, sí, que importante eso que dices Lolo, porque justo al ser un tema internacional que involucra dos estados, entonces tenemos tratados internacionales y es súper importante que por un lado la Convención Americana tome en cuenta estos tratados y viceversa, ¿no? Que esta sentencia pues nos da unos lineamientos, quizás es un inicio, ¿verdad? Sí nos da unos lineamientos sobre cómo debería pues, interpretarse los temas de restitución internacional en clave de derechos humanos para utilizar tus palabras. No sé, Lolo, si quieres comentar alguna otra cosa buena que te parezca de la sentencia o quieres que de una vez pasemos a lo malo. 


María Dolores: Yo creo que es importante destacar que la Corte, trata de ser objetiva con respecto a la responsabilidad real del Estado de Paraguay, en este caso, especialmente con respecto al tiempo que las autoridades judiciales internas se demoran en ordenar la restitución, porque muchas veces es esto un poco automático que los peticionarios usualmente hacen de hablar sobre violaciones del plazo razonable. Y me parece importante porque hay que entender, para los que nos están viendo y escuchando en este momento y que no han conocido o que o que no han participado en casos de esta naturaleza, los tiempos de el ejercicio de la intervención judicial local para dar la restitución usualmente los da el instrumento. Y esto es importante porque usualmente cuando hablamos de posibles afectaciones al plazo razonable, la referencia que tenemos es lo que dice el derecho procesal interno del país. 


Una particularidad con los procesos de restitución de menores es que esos tiempos no los establece el Estado, los establece en los en los tratados y se da, por ejemplo, tiempos que son bastante expeditos, como por ejemplo el plazo de seis meses en resolver, incluso un poco menos. Entonces hay una suerte de derecho procesal internacional que tiene que tomarse en cuenta a la hora de establecer el plazo razonable. 


Entonces, en este caso, más allá de las cuestiones internas, digamos, el Estado no tiene como mucho margen de maniobra para decir “lo que pasa es que mi situación judicial es compleja, hay atraso procesal”. Los dos convenios que yo considero que son los principales, que es el Interamericano de Restitución Internacional de Menores y el de La Haya sobre aspectos civiles de la sustracción internacional, ambos establecen tiempos muy reducidos en los que el Estado tiene que dar una respuesta en estos casos. ¿Por qué? Porque ambos instrumentos parten de la lógica de que el paso del tiempo, y esto ya lo había dicho la Corte Interamericana, en otro caso relacionado a niñez, el paso del tiempo es determinante a la hora del éxito de estas decisiones. Es decir, si es que se demora mucho tiempo el Estado en actuar o si el Estado discrecionalmente podría establecer el plazo de duración de este tipo de procedimientos, podríamos estar frente a situaciones que en realidad se esgrimen de los hechos del caso del señor Córdoba, donde por demora quizás el el progenitor sustractor salió del país. El paso del tiempo habilita a que el progenitor sustractor y el niño sustraído puedan hacer domicilio en otro país. Esto es lo que está pasando en un caso que yo ahora estoy llevando en Ecuador o ese paso del tiempo y esto a mí me parece lo más triste del caso Córdoba. 


El paso del tiempo severamente impacta los vínculos familiares entre el papá y el hijo y es muy, muy penoso. En este caso, como finalmente el niño que ya no es niño era un adolescente en ese tiempo termina diciendo mire, yo ya no quiero, no solo que no quiero tener nada que ver con este señor a quien es casi que un extraño, sino que no quiero ser parte de este proceso. Y él es una víctima. Entonces sí creo que es importante que se haga esta precisión de cómo el Estado tiene que cumplir estos tiempos haciendo eco, yo creo que la Corte si, si lo dice en alguna parte de la sentencia, haciendo eco a cuáles son los tiempos específicos establecidos en los instrumentos internacionales en materia de restitución, que a diferencia mi opinión, a diferencia de otros plazos procesales en los que podría haber flexibilidad y análisis, yo creo que estos son muy, muy rígidos, muy definitivos precisamente por el impacto que esa demora puede tener en los derechos de los padres, en los derechos del niño sustraído y en la posibilidad real de los órganos de justicia de restituir al menor. Porque no es solo emitir una sentencia de restitución, sino que esa restitución sea en realidad posible y efectiva. 


Patricia: Claro. Lolo, y ¿qué te pareció malo de esta decisión? Como oportunidades perdidas, digamos.


María Dolores: Yo creo que lo que conversábamos en interno antes de salir al vivo. Yo creo que así como muchas veces quienes trabajamos en el ámbito del Sistema Interamericano de derechos Humanos como peticionarios, como como estudiosos, como especialistas, así como nosotros somos muy críticos, cuando un Estado no cumple, somos lapidarios con los estados, cuando violan la Convención Americana, cuando por su acción o inacción habilitan situaciones que se constituyen en violaciones de derechos humanos. Yo creo que los casos de restitución internacional de menores, y hablo de los casos porque sin perjuicio de que Córdoba es el primero que llega a la Corte, hay algunos casos en cola ante la comisión, tenemos que tener en cuenta y no podemos dejar de criticar los tiempos que maneja la Comisión a la hora de dar trámite a estos casos y veamos lo que pasó solamente en el caso del señor Córdoba, veamos un poco cómo se mueven los hechos dentro de la Comisión. 


El señor Córdoba presenta su petición con medidas cautelares conjuntas en el año 2009, enero de 2009. Y los tiempos son importantes porque tengamos en cuenta el plazo perentorio este de seis meses que nos establecen los instrumentos internacionales, que es la exigencia que se le hace al Estado a nivel interno para precautelar los derechos del papá, de los padres, padre o madre, ¿no cierto?, y del niño sustraído, ¿no es cierto? Enero de 2009, seis meses después, en julio, recién le niegan las medidas. Entonces, si es que las medidas cautelares de la Comisión son estas órdenes que se deberían dar en para situaciones de extrema gravedad y urgencia, a mí no se me ocurre más extremo, grave y urgente que un niño sea sustraído ilegalmente de manera transfronteriza de su núcleo familiar. 


La Comisión se demora de enero a julio seis meses solamente para decirle que no, cuando en realidad estaba acreditado que el niño había sido sustraído. Luego, la petición transita diez años por la comisión, diez años por la Comisión y apenas en mayo de 2019, a propósito de nuevas medidas que se ordenan dentro de Paraguay, porque en Paraguay, después de muchos años de dada la orden de restitución, la mamá con el niño desaparecen, pero en realidad no estaban tan desaparecidos. Estaban mismo en Paraguay el niño iba a la escuela en Paraguay, tenía un domicilio claramente conocido en Paraguay y el Estado no había hecho la debida diligencia y esto lo dice la Corte posteriormente su sentencia para ejecutar la sentencia. 


Pero una vez que ya aparecen, dice la Corte, les vamos a dar una orden de acercamiento progresivo, un poco con miras a que el vínculo entre papá e hijo se restablezca. Y en esta nueva decisión que por ciertos obstáculos a nivel interno no lograba consolidarse a nivel interno, digamos, se solicitan unas nuevas medidas cautelares de la Comisión en el año 2019 y ahí sí se las otorgan, pero a mí sí me genera mucho malestar que un proceso que tiene que ver con derechos de niños y del vínculo entre papás e hijos se presenta en enero de 2019, enero de 2009. En mayo de 2019, recién hay una orden de medidas cautelares cuando el niño ya era grande y que el caso en admisibilidad se resuelva en el año 2017, ocho años después de presentada la petición, hay un informe de admisibilidad. 


Dos años después, es decir, 11 años después de presentar la petición en el año 2020, la Comisión emite un informe de fondo y en septiembre de 2023, 13 años después de presentada la petición al sistema, se presenta el caso ante la que se emite, pues, una sentencia de la Corte Interamericana. Al momento de los hechos del caso, el niño tenía un año y cuando se resuelve es casi un adolescente. O sea, entonces son 14 años que el señor Córdova no pudo estar con su hijo. Ese vínculo está destruido y yo no sé porque no he pasado por eso, pero sí soy mamá y puedo decir que no sé si es que las reparaciones en este caso en realidad podrán hacer este efecto restitutivo con respecto al papá y lo que ya no va a poder hacer con respecto a su hijo. 


Entonces, si usualmente quienes trabajamos en esta área, como decía, no somos muy críticos de los órganos del sistema, usualmente nuestras críticas siempre van dirigidas hacia los estados y sus agentes, pero en esta oportunidad yo sí creo que es importantísimo llamar la atención a las demoras irracionales de trámite en la Comisión, que ya sabemos que hay atraso procesal, ya sabemos que hay problemas económicos que impiden, digamos, que se cuente con suficiente personal para despachar oportunamente. Pero yo creo que así como muchas veces se da atención a casos de relevancia política, este tipo de casos que vienen del ciudadano interamericano de a pie, que atraviesan no cuestiones enormes, crisis políticas graves, que no, no estoy desmereciendo eso. Pero digo también el sistema interamericano está ahí para atender al ciudadano interamericano de a pie, no al presidente destituido por juicio político. No, no necesariamente o no solamente quiero decir.  Por supuesto que es gravísimo y el sistema tiene que intervenir, pero el ciudadano interamericano de a pie no puede transitar por el sistema esperando una resolución de la cual depende la existencia de un vínculo con su hijo por más de diez años, por 13 años.


Entonces, y esto me hace mucho más ruido todavía, porque ustedes saben cuando, Paty les habrá explicado muy bien el tema de la tramitología entre el sistema interamericano, hay un criterio ssi quieren saltarse el orden cronológico de llegada de las peticiones, cuando el peticionario, por ejemplo, es un niño, es un grupo, es una persona perteneciente a un grupo especialmente vulnerable, como sería un niño sustraído internacionalmente, ¿no es cierto? Entonces cuando se invoca esta regla que se llama el per saltum, parecería ser que es una invocación un poco que se hace en el aire, que cae en oídos sordos. 


Entonces la pregunta que yo me hago especialmente a propósito de las medidas cautelares y con respecto a un caso en Ecuador de Ecuador, que yo estoy llevando también y un poco me está pasando un poco lo mismo que el señor Córdoba, La pregunta es ¿Cuál es el estándar de gravedad? ¿Qué tan más grave puede ser en un caso de estos, que hay un niño robado por uno de sus progenitores, sustraído internacionalmente, violando las decisiones de custodia de otro Estado? Entonces, si es que eso no es grave y urgente, no sé qué más puede ser y cómo. Cómo el sistema, muchas veces, por efectos de estos tiempos que son incomprensibles, de alguna manera le falla al ciudadano interamericano que ve en el sistema interamericano su último resquicio de protección de derechos. 


A mí me queda un sabor súper amargo y lo conversamos también la Corte en el párrafo 67 de la sentencia, si ustedes lo ven, la Corte dice que la demora en el trámite de alguna manera ha afectado la posibilidad de los lazos de que el chico eventualmente se involucre en el caso, de hacer efectivo el objetivo y fin que hubiera sido en su momento la restitución. No me queda claro porque el lenguaje es ambiguo y es muy escueta esta oración que suelta la Corte, si esa crítica iba dirigida al procedimiento interno o al procedimiento interamericano, porque lo hace, conversábamos en un contexto donde se habla de algo que ocurre en el trámite del sistema interamericano. Parecería ser que el párrafo 67 es una crítica de la Corte hacia la Comisión con respecto a sus tiempos, pero me parece a mí que en este caso una sentencia hubiera sido para mí contundente también haciendo un un llamado de atención categórico también a la comisión de cómo así se demoran tanto tiempo ante un evidente sustracción que además el Estado ya la había reconocido en sus órganos internos. 


Patricia: Sí, Lolo estoy completamente de acuerdo contigo, como para traer una voz de esperanza en el Plan Estratégico de la Comisión 2023-2027, uno de los objetivos es crear un plan de priorización de casos y habla de casos graves y urgentes, las palabras que tú utilizaste y luego también menciona sistemáticos y coyunturales. Porque lo que una de las cosas que pasa es que la regla que mencionaste, el per saltum, el reglamento solo la establece para la tramitación inicial. Entonces el reglamento actual de la Comisión no tiene criterios de priorización para el resto del del proceso ¿no? Y ahora que no hay un atraso como lo hubo antes en la en la tramitación inicial, el atraso viene después. 


Entonces hace falta esto y la Comisión lo tiene en su plan estratégico y este año ha estado haciendo eventos, con miras a realizar una política de priorización. Y claro, este tipo de casos es un ejemplo clarísimo. Y de hecho, ahorita, mientras tú hablabas, estaba revisando una cosa de la orden de reparaciones y efectivamente, fíjense que triste, la Corte no ordena un proceso de reparación entre el hijo y el Padre, porque dice ya el hijo es mayor de edad y el hijo ya manifestó que no tiene nada que ver con este señor y es un poco como una enseñanza de también lo que pasó en otro caso similar de restitución, pero sí de un tema de custodia, caso Forneron, que también torturó demasiado internamente y también ante el sistema y. Y sí, se ordenó la revinculación, pero la revinculación fue un desastre y la Corte tuvo que cerrar la medida diciendo por todo lo que se tardó en este proceso fue simplemente imposible de vincular a estas dos personas, ¿no? 


Esto realmente, yo pienso que es lo más feo de de esta sentencia. Esto me parece a mí como esta cruda realidad ¿no? El sistema falló. 


María Dolores: El sistema le falló a quienes más debería proteger y me parece gracioso porque en un caso de restitución internacional que se tramita frente al sistema interamericano, uno de los criterios fundamentales por los cuales se le va a condenar o liberar al Estado, precisamente es el cumplimiento de los tiempos. A la luz de dos cosas en primer lugar, los tiempos establecidos en los propios instrumentos a los que me refería hace un rato, pero también los tiempos desde la lógica de la doctrina y los estándares alrededor de estos procesos que hablan de un carácter expedito en estos procesos y este carácter expedito no se sostiene solo digamos, sino que responde a la lógica del interés superior del niño en primer lugar. 


Y en segundo lugar, también responde y esto ya no es tanto derechos humanos, pero derecho internacional sí responde a una deferencia que hay en materia de restitución internacional y en materia de niñez, digamos, cuando surgen conflictos internacionales, que sería más como derecho internacional privado, creo yo, de reconocer que el Estado donde el niño tuvo su domicilio oficial, digamos su domicilio original, porque obviamente con la restitución hay un cambio, no es cierto, tiene o está mejor situado para decidir las cuestiones alrededor de la guarda y custodia. Pero ¿qué pasa? ¿Qué pasa si el estado de donde el niño es sustraído dice “la custodia era compartida” o “la custodia era del progenitor no sustractor”? Por ejemplo, Entonces este este transcurso del tiempo sí rompe de manera irreversible no solamente los vínculos, que evidentemente eso es lo más grave y triste en este tipo de casos, pero también rompe esta lógica de respetar esta deferencia que se le hace al estado de residencia. 


Es decir, bueno ejerzo mi autoridad, este niño tiene que volver y estas órdenes tienen que respetarse, porque entonces un sistema internacional tanto de la cooperación entre países como ya regional de derechos humanos, donde por el transcurso del tiempo, que es una suerte de negligencia, se habilita el irrespeto de decisiones internas, vulnera, diluye, me parece a mí, la capacidad de los tribunales internos de velar porque estas cosas no pasen. Entonces, si yo soy un Estado que estoy haciendo todo lo posible, estoy dando órdenes de visita y de tenencia razonables, estoy velando por los principios internacionales de corresponsabilidad en el cuidado y crianza de los hijos. Estoy velando por el derecho de la igualdad en el ámbito familiar y hay una transgresión a eso. Y esa transgresión no es atendida oportunamente por las otras instancias que juegan un papel importante en el plano internacional, pues la autoridad de los Estados se ve claramente disminuida. Yo creo que en este caso sí es importante, sí es importante que se respete no solamente de boca para afuera, pero también en la práctica lo que los Estados tratan de hacer a nivel interno. 


Otra cuestión que no quería dejar de hablar en este caso porque hay hechos típicos, digamos que se repiten en estos casos, que me parece a mí también que la Corte nos queda debiendo en cómo se debería analizar, y ciertamente la Corte no le corresponde, digamos, el análisis de las cuestiones que pasan a nivel interno. Pero, por ejemplo, es muy típico en estos casos que como justificación a la sustracción internacional y para invocar una excepción a la restitución del menor, se habla, por ejemplo, de situaciones de violencia psicológica muy poco acreditadas. 


Entonces a mí me hubiera gustado, precisamente porque la Corte tiene que dar luz a los estados de cómo resolver casos futuros y dada cuenta que es muy común que se invoque violencia psicológica como un argumento para excepcionar la restitución a nivel interno del estado que le toca restituir, digamos, sí hubiera sido importante ver qué criterios tendría que considerar un tribunal interno para acreditar la verdadera existencia de violencia psicológica. Porque lo que ahora resulta es que quien sustrae utiliza fraudulentamente la figura de la violencia psicológica, y esto si no es bien analizado a nivel interno por los Estados en el marco del debido proceso, interés superior del niño la posibilidad del niño de progresivamente expresarse, por ejemplo, podrá ser una suerte de instrumento para burlar nuevamente el régimen de restitución. 


Entonces esto se menciona en este caso había sido invocado en este caso por la madre del niño y más no se dice de eso. Y sí, me preocupa un poco porque veo que es recurrente en los casos en en otros casos pendientes en el sistema también que se invoque esto hubiera sido razonable. Digamos que la Corte diga bueno, en este tipo de casos, ante este tipo de alegaciones, el Estado tendría que conducirse de esta y esta forma a la hora de evaluar la prueba. 


Patricia: Si, completamente. Tienes un punto completamente, porque además y por supuesto esto analizado junto con la obligación que existe de investigar en casos de denuncia de violencia contra la mujer, entonces es como bueno, ¿cómo hacemos en estos casos? ¿Qué significa eso para un caso de restitución internacional hubiera sido clave? Te pregunto Lolo, si tienes algo feo o ya entre lo malo está lo feo o qué? ¿Algo más feo que quieras mencionar? 


María Dolores: Yo creo que es un caso triste, al final no es un final feliz, porque usualmente cuando llegamos acá contigo y tenemos estas discusiones, usualmente lo hacemos con carita feliz, ¿por qué? Porque finalmente después de años de lucha hubo alguna suerte de justicia, pero creo que nuevamente tenemos que llamar especialmente a quienes litigan en el sistema, hacer un poco más exigentes con la Comisión Interamericana y la Comisión, entendiendo todas las dificultades y vicisitudes que cada vez van en aumento, también un poco tratar de balancear aquello con con el fin último de la existencia del sistema interamericano, que es proteger los derechos de las personas y de las personas más vulnerables, los vulnerables entre los vulnerables. 


Entonces, sí creo que este es un momento, digamos, más que algo malo, yo diría tomémoslo como una oportunidad de reflexión desde quienes litigan frente al sistema interamericano y ver cómo quizás nos hemos acostumbrado a prácticas que podríamos entender en ciertos casos, pero en otros no deberíamos aceptar. O sea, el litigante no debería aceptar en un caso de esta naturaleza, con estas implicaciones y con estos efectos, una demora de diez años en el trámite por parte de la Comisión. Luego deberían haber algún tipo de mecanismo ya posiblemente frente a la Corte, que por ejemplo, el Estado tiene este este mecanismo que lo invoca en las excepciones preliminares, que es el análisis de la legalidad de las actuaciones de la Comisión Interamericana en el contexto del caso. Pero esta es una excepción preliminar que al menos desde donde yo lo entiendo, es para precautelar los intereses procesales del Estado. No es para precautelar los intereses de las víctimas. Entonces debería haber una figura digamos similar para que la Corte pueda de manera expresa, porque ahora, como lo hace, digamos, entiendo yo de manera discrecional, si le parece, si les llama la atención, pero debería haber un mecanismo también para el peticionario, para que en ciertos casos la Corte pueda evaluar cuál ha sido la conducta procesal de la Comisión en estos casos y pueae haber por lo menos un llamado de atención.


Y también digamos para los órganos del sistema interamericano especialmente para la Comisión repensar o reflexionar sobre las reglas del per saltum y en qué casos debería aplicarse porque es verdad el salto es una regla de salto del orden cronológico que aplica a las peticiones individuales, pero nada de esto se habla con respecto a las medidas cautelares, por ejemplo, y luego la efectividad del per saltum, o sea, si es que es una regla que existe y que es una regla que tendría que invocarse. Entonces, ¿por qué una petición que involucra un menor sustraído tarda ocho años en tener un informe de admisibilidad, de fondo de admisibilidad frente al sistema?


Entonces yo creo que la forma como el sistema se va fortaleciendo en un contexto que está fuertemente atacado, está constantemente bajo ataque por los estados. Fíjense ustedes como ahora se está discutiendo en Perú, para variar, se está discutiendo la posibilidad de seguir siendo parte Perú de la Convención Americana. Entonces parece que hay una tendencia de los Estados a abandonar el sistema, porque evidentemente el sistema le es incómodo y le tiene que ser incómodo al Estado, no le tiene que ser incómodo al peticionario. 


El respaldo más sólido que tienen de su trabajo los órganos del sistema interamericano es el respaldo y la credibilidad que tienen de las víctimas, que lo ha tenido desde siempre. Pero cuando ocurre esto, cuando ya se vuelve algo un poco, digamos recurrente, que este tipo de situaciones se dan, entonces la Comisión empezará a perder respaldo de quien más debería tener su credibilidad, que son los usuarios del sistema y sobre todo las víctimas. 


Patricia: Si Lolo, completamente de acuerdo, yo  hago un llamado a esperar a ver qué pasa con ese proceso de priorización. Esperemos que dé respuestas y que sea, pues puesto en marcha de alguna manera que solucioné este tipo de problemas en la mayor medida posible. 

Pensando en los casos que se han solucionado más rápido últimamente Petro osea, tarda. Me pregunto si es posible que pudiéramos tener un caso que ya llegue, digamos, a la Corte en los plazos que se les están exigiendo los Estados en casos de restitución internacional de seis meses. Imagínate. Eso sería  increíble y literalmente increíble, ¿no? 


María Dolores: Y quizás hay otros casos más como el de la restitución, que requerirían medidas urgentes. Pero por ejemplo, en el tema de familia, creo yo que se debería repensar el trámite ante la comisión, porque hay casos y casos, hay casos donde no quiero desmerecer, pero por ejemplo, un caso de una desaparición forzada es un caso súper grave y creo que son los casos más graves que enfrenta el sistema, pero ahí hay un tema de como estado de cosas consolidado si se quiere, si quieres ponerlo de alguna manera, o sea, con mucho dolor y con mucha pena, la persona que fue desaparecida, por ejemplo, que que está muerta y perdónenme por ser tan cruda a la hora de decir esto de verdad está en una situación que puede ser reparada desde la lógica de la reparación integral, pero no puede evitarse ya esa situación versus los casos de restitución son casos donde el sistema interamericano puede evitar la consolidación de una violación mayor y la idea del sistema interamericano no es, como se dice vulgarmente, aquí en mi país, Ecuador, llorar sobre la leche derramada. La idea del sistema interamericano no venir a recoger los pedazos de una violación que ya hay y tratar de pegar los pedazos. 


Debería haber una lógica también de prevención, no solo como una obligación del Estado, que eso es clarísimo, pero también una lógica de prevención desde los órganos del sistema, o sea, cómo los órganos del sistema van a evitar en el ámbito de sus funciones que no se consoliden situaciones tan dolorosas como que un niño, por efectos de la demora del Estado y un poco, quiero decir, acompañado por la demora de la Comisión, llegue a decir a mí ni traten de hacerme revinculación con mi papá, porque ese señor yo no lo quiero ver. Las palabras que utiliza el el joven, en este caso en la última vez que se le pregunta es “yo no quiero ser molestado por ese señor”.


Entonces, deberíamos, como abrir como un foro de debate, ver en qué otras situaciones se podría establecer una suerte de proceso expedito, una suerte de juicio ejecutivo, digamos así ante los órganos del sistema porque si no me parecería a mí que sería un poco un tanto incongruente llamar a los Estados a que cumplan con los plazos muy rígidos que hay en las convenciones y que el rato que esto llega a la comisión haya una demora que no tendrá ningún tipo de control, entendiendo quién es el obligado aquí, que son los Estados, pero también el rol de la Comisión a la hora de evitar que estas cosas se consoliden. 


Patricia: Claro, sí, completamente de acuerdo. Muchísimas gracias por este tiempo y por esta conversación tan real, es una cuestión de realidad que creo que es importante pues resaltarla y digamos desde este espacio yo siempre invito a que seamos críticos con los órganos del sistema interamericano, desde un entendimiento de que nosotros apoyamos al sistema interamericano y estoy 100% de acuerdo que tú tienes esa misma visión, digamos, es una crítica, pero no es una crítica de destrucción, sino hay que exigir porque son órganos que como son la esfera internacional, pues hay pocos sistemas de de control ¿no? Y entonces un lado puede ser pues este tipo de discusiones académicas de bueno, resaltemos esto, esto está mal y tratar de presionar para que para que se modifique este para para el mejor, la mejor protección de derechos humanos de toda la región. No sé Lolo, si quieres decir algunas palabras de cierre este nuevo. Muchísimas gracias por tu tiempo y por esta discusión de este caso de Córdoba vs. Paraguay. 


María Dolores: Sí, bueno, primeramente agradecerles a todos los que se conectan, a Estudia Derechos Humanos. Nuevamente resaltar  lo importante que considero este espacio, lo importante que es para todos nosotros no solo especialistas diría entusiastas del sistema Interamericano,  propósito de lo que tú acabas de decir. La mayoría de los que trabajamos en el sistema interamericano lo vemos como el último bastión para la tutela de los derechos de las personas en la región y consideramos que es importantísimo no solamente que exista, pero que se vaya fortaleciendo y que sobre todo vaya fortaleciéndose en legitimidad frente a los estados que como dije hace un ratito, siempre le están atacando. 


Y estas son oportunidades de reflexión, de autocrítica, pero que precisamente apuntaran a ese fortalecimiento, si esas críticas, esperemos, son bien recibidas. Y nada, mi querida Pachi, agradecerte por no solo por este espacio, sino por el trabajo permanente que haces en educar a la región en materia de sistema interamericano. Y bueno, espero que podamos en otra oportunidad también seguir conversando estos temas. 


Patricia: Claro  que sí Lolo, muchísimas gracias nuevamente y muchísimas gracias también a ti por conectarte el día de hoy. Nos vemos en una próxima ocasión.

bottom of page