top of page

Derechos de la Mujer en LATAM

Patricia Tarre Moser

4 abr 2024

¿Cuál es la situación de los derechos de la mujer en Latinoamérica? Entrevisté a Julissa Mantilla Falcón sobre el estado actual de la protección de derechos de la mujer en nuestra región.




Para escuchar el episodio completo dale click aquí



¿Cuáles son los principales desafíos para el ejercicio de los derechos de las mujeres en Latinoamérica? Si bien la desigualdad, la violencia de género, incluida la violencia sexual y el feminicidio, se mantienen como problemáticas latentes en la región, Julissa nos externa su preocupación por lo que denomina como "negacionismo" de los derechos de las personas.


Hablamos sobre cómo este negacionismo muchas veces puede significar retrocesos, especialmente en lo que respecta a la autonomía reproductiva de la mujer.


Además, discutimos la relevancia de la Opinión Consultiva de la Corte Interamericana sobre el derecho al cuidado, en especial en el contexto de las mujeres mayores.


Invitada de hoy

Julissa Mantilla Falcón


Julissa Mantilla es abogada experta en derechos humanos, titulada por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), con un Diploma de Género por la PUCP y un LLM en Derecho Internacional de los Derechos Humanos por The London School of Economics and Political Science (LSE) de la Universidad de Londres. Trabajó en la Defensoría del Pueblo del Perú y fue la Encargada de la Línea de Género de la Comisión de la Verdad y Reconciliación del Perú. Ha sido Asesora Internacional en Justicia Transicional para ONU Mujeres. Es docente del Departamento de Derecho y de la Maestría de Derechos Humanos de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) así como de la Academia de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario del Washington College of Law the American University, además de ser conferencista internacional y autora de diversas publicaciones.


Entre enero de 2020 y diciembre de 2023 fue integrante de la Comisión Interamericana, en donde fue Presidenta, relatora de derechos de la mujer y de las personas adultas mayores.


Pueden seguir a Julissa aquí https://twitter.com/JulissaMantill6


¿Qué vas a aprender hoy?


  • Los principales desafíos de las mujeres en la región

  • La solicitud de Opinión Consultiva sobre el derecho al cuidado y su relación con los derechos de las mujeres mayores

  • Progresos en los derechos de las mujeres

  • Estrategias de impulso y recomendaciones



Recursos




Transcripción


Patricia:  Hola, muchísimas gracias por conectarte el día de hoy. Mi nombre es Patricia Tarre Moser y esto es Estudia de Derechos Humanos, una plataforma educativa en línea donde tenemos cursos del Sistema Interamericano de Derecho Internacional Público que puedes comenzar hoy mismo. Puedes encontrarlos en nuestra página web estudiaderechoshumanos.com y además hacemos conversaciones en vivo con diferentes temas de diferentes temas de derechos humanos. Y eso es justamente lo que nos trae aquí el día de hoy, pues vamos a estar hablando de la situación de los derechos de las mujeres en el continente americano y para eso tengo una invitada súper especial. Es Julissa Mantilla. Julissa es abogada peruana y fue comisionada y presidenta de la Comisión Interamericana, donde fungió el rol de relatora de derechos de la mujer. Qué tal Julissa, ¿cómo estás? Muchas gracias por estar aquí. 


Julissa: Hola Patricia, muchas gracias por la invitación y la oportunidad. Estoy muy contenta de la iniciativa de poder conversar y saber que esto va a llegar a muchas personas. Gracias. 


Patricia: No, no, gracias a ti nuevamente. Aquí, Primero voy a recordar que cualquier pregunta puedes escribirla en el chat y yo podré hacérsela a Julissa. Empiezo yo entonces con la primera pregunta ¿Cuáles consideras que son los principales desafíos a los que nos enfrentamos actualmente en la región en temas de derechos de la mujer? 


Julissa: Pues mira, yo plantearía los desafíos que ya vienen desde hace bastante tiempo, como el tema de la desigualdad, la violencia de género, incluido violencia sexual, feminicidio, que son digamos como lamentablemente la constante a lo largo de varios años. Pero yo sí creo que hay un desafío nuevo, o mejor dicho, una nueva perspectiva de desafío que es este negacionismo en general de los derechos de las personas y estos retrocesos que se están planteando. Es como para seguir citando a Simone de Beauvoir cuando decía que en cualquier crisis política económica lo primero que corre riesgo son los derechos de las mujeres. Entonces, mi mayor preocupación como comisionada en su momento y ahora, bueno, como experta de derechos humanos, es cómo todas aquellas conquistas que parecía que se habían logrado se empiezan a retroceder y eso lo vemos en la región. 


Empecemos por el caso de Argentina, no con el nuevo gobierno de Milei, cuyas medidas supuestamente vinculadas a la mejora económica, etcétera, en realidad tienen de la mano una crítica al discurso de género, una crítica a la autonomía reproductiva. Y eso por un lado, en el Perú y por ejemplo, con leyes que proyectos de ley se está discutiendo un proyecto de ley para el caso de los embarazos, en el caso de niñas y adolescentes, que se pueda gestionar la adopción desde el vientre materno. 


Y claro,  los argumentos son proteger la vida, cuando en realidad lo que está detrás es una negación de la autonomía de las mujeres. Entonces mi mayor preocupación es esa y también me preocupa, ya entrando un poco el tema que que tú y yo trabajamos siempre, que es el tema del sistema interamericano, cómo estas posiciones que niegan los derechos de las mujeres, que niegan las diversidades, puedan llegar a quienes integran los organismos internacionales, sea la Comisión Interamericana en estas próximas elecciones de la Corte. Entonces por eso te decía que a lo que siempre hemos venido trabajando, el tema de la desigualdad, el tema de la violencia, el tema que no se ha terminado de solucionar, se suma a una negación de los derechos de las mujeres, de la autonomía de las mujeres y mensajes, no sé si hayas visto también en redes sociales estos mensajes o estos videos, de mujeres jóvenes que dicen “soy una chica de derecha y por supuesto que no odio los hombres”, “soy una chica de derecha y por supuesto…”, como si la derecha a la izquierda en este caso concreto se estuviera utilizando para negar lo que es la autonomía de las mujeres, lo que es el feminismo, lo que es la igualdad. Y sí me preocupa mucho que estos discursos estén ocupando en algunos ámbitos, sobre todo cuando hablamos de ámbitos legislativos o ámbitos de gobierno. 


Patricia: Claro, si no, obviamente esto es parte de justamente lo que mencionabas de Internet, de la polarización general que estamos viviendo. De que cualquier punto se vuelve un tema de no, tú eres de este lado, yo soy de este lado. No, no converso contigo porque tú nunca me vas a convencer. Y entonces justamente los derechos de las mujeres entró lamentablemente dentro de eso ¿no? Y entonces la derecha está contra la izquierda... Pero, más bien no debería ser ese tipo de discusiones. ¿No?


Julissa: Y además yo sí creo, más allá de de izquierda y de derecha, creo que si algo tiene en común la izquierda y la derecha y el centro, en muchos casos es el desconocimiento de los derechos de las mujeres. Y fíjate que yo distingo como dos espacios, ¿no? Pareciera que hay un consenso, aunque sea políticamente correcto, de que está mal la violencia y el feminicidio, pues hasta ahí más o menos. 


Pero cuando se empieza a hablar de interrupción del embarazo, de autonomía reproductiva, de aborto, en caso de violación sexual o simplemente el aborto por una decisión de la mujer, ahí sí se caen todas las caretas, ¿no? Entonces sí me preocupa esto porque yo recuerdo mucho, bueno, el caso que se está discutiendo, que la contextualizando, que es el caso Beatriz vs. El Salvador, que es un caso de aborto y recuerdo mucho en la audiencia. Los argumentos del perito del Estado y del propio Estado ante la Corte, es que la Corte se había equivocado con el caso Artavia Murillo cuando hablaba de la autonomía reproductiva y etcétera. Entonces esta es la preocupación que yo tengo un retroceso total a volver a tratar de desarmar las conquistas. Por eso el caso argentino es tan importante. Hay un movimiento, la marea verde y entonces llega un nuevo gobierno y ahora pareciera que todo esto es más la agenda sanguinaria del aborto, la agenda de género, esta la educación sexual integral como una, como algo que va a destruir a la familia, como algo que va a destruir a los niños y a las niñas, cuando en realidad lo que estamos hablando es de libertad y autonomía. 


Patricia: Claro. Si además todo esto visto ya con un ejemplo práctico que tenemos de Estados Unidos, no ya lo que pasó que por tantos años tuvieron el derecho a la interrupción legal del embarazo y luego un cambio de la Corte, un cambio completo, ¿no? Entonces claro, hay que estar alerta y siempre pues ver la mejor manera de asegurarnos de que estos derechos se mantengan. 


Aquí quería preguntar dentro de la misma el tema de los desafíos, porque Ana Paola nos está preguntando ¿cuál es la situación de la de violencia, especialmente en mujeres mayores? Que si hay algún contexto específico de mujeres mayores. 


Julissa: Esa es una excelente pregunta. Yo fui, además de relatora de las mujeres, fui relatora de personas mayores y la Comisión Interamericana recientemente publicó un informe sobre los sistemas de cuidado para las personas mayores. Hay un concepto que se maneja mucho que yo siempre repito que es el tema de la continuidad de la violencia, ¿no? O sea, es que tú tienes como mujer una violencia de la niñez hasta hasta los 50-55 años hay una continuidad y lo que está pasando con las personas mayores, en este caso con las mujeres mayores, es yo siempre he dicho, esa era mi frase cuando la relatora, “la mujer mayor de hoy, es la niña que nunca pudo denunciar”. Hoy tienes, por ejemplo, penalizado la violación sexual en el matrimonio en muchos de nuestros países, pero las mujeres mayores de 60 en adelante cuando fueron niñas o fueron jóvenes eso no era un delito, ¿no? Entonces, fíjate cómo la situación de las mujeres mayores es mucho más grave, porque la adultez mayor, la vejez implica una serie de desventajas. En general, en nuestras sociedades no pareciera que los derechos humanos tuvieran caducidad. Las personas mayores se vuelven estorbos ¿Quién va a hacerse cargo de esta persona? Y en el caso de las mujeres es mucho peor la situación. 


Yo siempre cuento en mis clases, es una frase muy coloquial que no sé si tú la escuchaste, en nuestros países se escucha cuando una mujer ya va llegando a los 30 y no se ha casado, no tiene hijos, la frase es “ten un hijito, aunque sea para que te cuide en tu vejez”, porque esto viene de la de las mujeres que se dedicaban exclusivamente al trabajo de cuidado, un trabajo que no te da pensión, que no te da un seguro social, que no te da una remuneración, que no te jubilas y que vas a seguir haciendo toda tu vida. Y eso implica que cuando llegas a ser una mujer mayor no tienes autonomía económica y tienes que depender o del marido. Y si no lo tienes del hijo o del hijito que tuviste para que te cuidara, entonces creo que es una situación muy grave, totalmente invisibilizada. Y ahí yo siempre rescato la importancia de la Convención de los Derechos de las Personas Mayores, que ya se aprobó, ya llegó el número de ratificaciones para tener un un mecanismo de seguimiento que es la una de las pocas convenciones, yo no sé si es la primera en América Latina que claramente habla desde enfoque de género al momento de analizar la situación de la vejez.


Patricia: Wow. No sabía que iba a tener un comité de supervisión. Que interesante. Y bueno, todo esto que estás mencionando, obviamente se relaciona con la solicitud de opinión consultiva que hay ante la corte, ¿verdad? De cuidado que puede ser una revolución en términos de toda la discusión del cuidado. Cuéntame un poquito qué piensas de eso. Brevemente. 


Julissa: A mí me parece una muy buena iniciativa. Estuve viendo la audiencia y yo sé que tú también lo haces. Sería muy interesante que vean las audiencias y las diferentes exposiciones, que en la audiencia pública que convocó la Corte no hay gente de diferentes partes del mundo. Hay gente de Perú, por ejemplo, que planteó la situación de las mujeres indígenas y el cuidado. Desde la Universidad Católica se planteó también de la universidad peruana. Se planteó este tema de la nota técnica que hace un vínculo entre el cuidado y la economía, el desarrollo sostenible ¿no? Porque efectivamente, si las mujeres tienen, además de la responsabilidad de las mujeres indígenas, por ejemplo, de cuidar la tierra y el cuidado de la familia, imagínate pues la situación. 


Unas iniciativas muy interesantes de Colombia, de la Comisión Interamericana de Mujeres, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y a mí me parece una discusión muy interesante que todavía, bueno, la Corte verá como lo plantea entre si es un derecho autónomo el derecho al cuidado, a cuidar y ser cuidado en primer lugar. Y por otro lado, cómo se constituye ese derecho a partir de otros derechos de la Convención Americana, como el principio de no discriminación, como el propio artículo 26, etcétera. Esa solo esa discusión me parece revolucionaria porque implica que eso que hemos dado como sentado, que es que alguien, para que tú y yo estemos aquí, alguien tiene que estar cuidando, limpiando, cocinando… se analicen los derechos humanos. 


Hay un caso bueno, el sistema interamericano también lo tiene, pero en el caso del Comité de Derechos Humanos es el caso Trujillo vs. Ecuador me parece de alguna mujer que bueno, había estado intermitentemente en el sistema de pensiones y claro, cuando llegó a ser mujer mayor no recibía una pensión completa y el comité recomienda que los Estados establezcan este tipo de pensiones no contributivas? Porque si tú te dedicas como una mujer al trabajo doméstico limpiando casas, trabajas unos meses, otros no, ¿qué tipo de pensión vas a recibir? 


Entonces, creo que el hablar del derecho al cuidado va a tender de la mano un deber del Estado y no solamente el cuidado, sino la política de cuidados. Las encuestas de uso del tiempo de Perú, de Colombia son contundentes, las mujeres empiezan a cuidar desde que son niñas, cuidan a los hermanos menores, ayudan a preparar la comida hasta que son mujeres mayores porque cuidan a los a los esposos y si son viejos, cuidan a los nietos. 


Ese tema del cuidado ha hecho esa distribución desproporcionada del cuidado, ha sido una carga exclusivamente en las mujeres que ha negado sus derechos en Argentina. Me acuerdo que en algún momento estuve por ahí en Buenos Aires habían estos grafitis de de mujeres lavando, mujeres, planchando, mujeres cocinando y abajo decían la frase eso que llamas amor es trabajo, no pago, ¿no? Entonces sí creo que esta opinión consultiva va a ser muy importante y va a abrir pues unas perspectivas importantes, importantísimas para las familias en general, pero sobre todo para las mujeres.


Patricia: Claro. Y esto es algo, es lo que tú dices, no es algo que siempre ha estado allí ¿Cómo es que no haya ningún tipo de regulación? Nada está completamente fuera del ojo de los derechos humanos. Y como, bueno, esto es una manera de finalmente o de aún más meter los derechos humanos dentro de la discusión privada ahora, bueno, con el tema de cuidado. Y una pregunta Julissa, ¿Cómo ves tú el declarar el derecho de cuidado como un derecho autónomo? O crees que cómo se derivaría de otros derechos? ¿O cómo lo verías tú jurídicamente? 


Julissa: Yo jurídicamente sí creo que se puede hablar de un derecho humano, como un derecho autónomo que tiene la base en las diferentes convenciones. O sea, creo que la Corte lo ha hecho, por ejemplo, cuando la Corte habla en diferentes sentencias del derecho a defender derechos, porque el tema de las personas defensoras de derechos humanos, el derecho a defender derechos, o cuando habla del derecho al consentimiento informado en el caso y la Corte va construyendo cierto dentro esta interpretación evolutiva. Entonces yo sí soy de la opinión que se puede hablar de un derecho, obviamente que existe en otros derechos humanos, en contenido, pero sí se debería hablar, pienso yo, de un derecho humano al cuidado, ¿no? Porque además ante un derecho hay un deber, ¿no es cierto? 


Y creo que además saca del ámbito privado, como algo en lo que el Estado no debe intervenir. Una de las preguntas de las audiencias en una de la audiencia del magistrado Sierra Porto tenía que ver con eso. Preguntaba ¿Será que estamos permitiendo que el Estado entre en el ámbito privado? Me parece una pregunta interesante reflexionar, pero yo digo, por ejemplo, en el caso del aborto el Estado ya está metido el cuerpo, las mujeres, o sea, ahí está metido, pero de ahí, entonces creo que por ahí no va. Creo que el principio de no discriminación también es fundamental. En eso no estamos hablando. Una situación que asume mayoritariamente las mujeres y con una visión interseccional, pero como te digo, había mujeres indígenas que contaban unas perspectivas sumamente interesantes y el costo que significa también el cuidado exclusivamente en ellas. 


Patricia: Claro, si ahorita recientemente la Corte en el caso Cajar vs. Colombia justo reconoció dos derechos autónomos, el derecho a defender derechos humanos y el derecho a uno que yo nunca había pensado y que no me acuerdo el nombre exacto, pero es a como a conocer y a tener control sobre la información que tenga el Estado. Y me parece entonces que al menos esta composición está bastante renuente a reconocer derechos autónomos. Entonces me parece como un buen presagio para la opinión consultiva. Mira, y Julissa, y ¿qué piensas que son las partes buenas que han pasado en los últimos años en temas de derechos de las mujeres, los progresos?


Julissa: Este, por ejemplo el el hablar del derecho humano al cuidado. Esto me parece un progreso sumamente interesante e importante. Estoy escribiendo un artículo sobre todos estos temas, por lo que tengo muy fresco la reflexión, me parece también importante, la visibilización diferenciada de la situación, por ejemplo, la desaparición forzada, la visibilización de las mujeres buscadoras, tanto las audiencias que hizo la Comisión Interamericana o varios audiencias sobre la situación de las mujeres buscadoras. Yo como presidenta y comisionada tuve la ocasión de conocerlas en México, en Colombia y la Comisión Interamericana como Naciones Unidas está apoyando, la promulgación de una ley en Colombia de mujeres buscadoras, que tiene que ver mucho con el tema del cuidado. Si te das cuenta por qué las mujeres salen a buscar porque son las madres, pues son las esposas, pero además si no salen a buscar son las malas madres. 


Y en ese camino recuerdo mucho México. Conversaba con una activista que me decía que justo había fallecido una madre buscadora. Llevaba como 20 años buscando al hijo que no lo encontró nunca había muerto, muerto de cáncer. Y entonces la respuesta era bueno, qué pena, le dio cáncer. Pero cuando tú te pones a ver todas las circunstancias de vida que tuvo esta mujer durante la búsqueda, eso también tenía una relación con la enfermedad. Entonces creo que es un avance importante. 


Y en el caso en la audiencia del caso Leite vs. Brasil, yo era relatora de Brasil, eran mujeres también del caso de ley y las ejecuciones extrajudiciales eran las madres, las hijas de las víctimas y las propias mujeres brasileñas piden una ley de mujeres buscadoras al estado brasileño. Recuerdo mucho esa audiencia, que fue una de las últimas a la que fui cuando el juez Ricardo Pérez pregunta a la Comisión bueno, ¿y qué es esto? La ley de Mujeres buscadoras lo planteamos y al final el Estado no te voy a decir que aceptó, pero digamos, no tenía reticencia a eso. 


Entonces, por un lado el tema del cuidado, por el lado de la visibilización de las madres y mujeres buscadoras, otra base importante, pese a todas las resistencias desde el ámbito interamericano de la Comisión, es el último, el anterior periodo de sesiones en diciembre, la cantidad de audiencias que se dieron para situaciones de las mujeres, para derechos sexuales y reproductivos fue muchísimo, incluso para el caso de Estados Unidos, que fue la primera vez que Sociedad civil, Estado y Comisión, estamos todos de acuerdo en este tema, ¿no? Entonces creo que ese también fue un avance importante. 


La situación de las mujeres trabajadoras domésticas no fueron visibilizadas en una audiencia también en el sistema interamericano y tiene que ver con esta explotación que se da que se da a las trabajadoras domésticas en América Latina. No creo que este enfoque diferenciado, por ejemplo, la migración, la visibilización de la situación de la migración, esos son avances importantes de como te digo, de poder identificar estas situaciones y algo que a lo mejor no es un avance per se para para el tema de las mujeres, pero a mí como ex comisionada sí me parece muy interesante sincerar también los argumentos, o sea, tener un debate como muy amplio.


Te doy un ejemplo, la Comisión Interamericana, tiene 65 años y ha tenido miles de miles de comunicados de prensa y nunca se cuestionó la transparencia en los comunicados de prensa, hasta un comunicado que sacamos hace un par de años sobre el avance de los derechos sexuales y reproductivos. A partir de ese comunicado de prensa, las personas que se oponen a todos estos temas de la autonomía reproductiva empezaron a cuestionar la transparencia de la Comisión. El otro tema también es el tema del rol de la Corte Interamericana. Entonces yo te lo pongo más, más que un avance, un desafío, pero además una necesidad de plantear acá el debate abiertamente,  ¿no? Ya dejémonos de medias tintas, por qué en posiciones que, por ejemplo niega el principio evolutivo de los tratados de derechos humanos y prioriza la interpretación literal exclusivamente para el artículo 4.1 sobre el derecho a la vida. 


Entonces, ahí y para el tema de la identidad de género la Corte está excediendo, se dice, porque está hablando de una interpretación en el artículo 4.1 y porque está hablando de identidad de género que no está escrito en la Convención Americana y eso no se cuestiona para otro tipo de derechos, otro tipo de interpretaciones. Entonces, para mí sí creo que es un desafío y a la vez un avance y poder plantear también el debate como te lo estoy planteando, no que yo lo planteé al interior de la Comisión, pero lo digo abiertamente, ¿no? A mí sí me parece que hay que mirar con un ojo crítico las posiciones que se están dando y también identificar cuando se trata. Cuando tú cuestionas toda la transparencia de la Comisión es una cosa pero cuando solo cuestionas a partir del de los derechos sexuales y reproductivos es otra cosa. Y algo me parece muy importante. Patricia y que hay que decirlo, que tiene un riesgo muy grande para los derechos de las mujeres es el reconocer, o mejor dicho, o el olvidarse un poco, mejor dicho, de que los comisionados y comisionados, comisionados, jueces y juezas son propuestos por los estados elegidos o no, elegidos o retirados por los Estados. Entonces quienes llegan al sistema responde a las posiciones de los Estados. No debería ser así, pero son ellos quienes proponen y creo también, y eso sí lo quiero reconocer. 


Para mí es lo más importante la labor incansable de las organizaciones, la sociedad civil. En el caso concreto, para el tema de las mujeres, el Centro de Derechos Reproductivos Women's Link, las organizaciones de Ecuador para las niñas las niñas organizadas que se presentaron en la audiencia de la Comisión Interamericana hablando a partir del caso de Guzmán Albarracín. Las mujeres buscadoras, las mujeres de la niñez trans. O sea, sí creo que es importantísimo este tema pero mi preocupación y con eso también lo quería plantear, es porque bueno, viene vino el 8 de marzo y todo era pues la conmemoración del día va a venir el 25 de noviembre. Sí, la conmemoración, pero creo que hay que ir más allá de estas fechas, hay que ser un aliado constante y abiertamente. Y ahí sí yo hago una, un llamado a los docentes, profesores de otros temas de derechos humanos, académicos, que no se trata solamente de hablar de estos temas en ciertas fechas. Y por otro lado, cuando hablamos de democracia o estado de excepción, o en el caso de Salvador o el Retiro de Nicaragua, la situación de Venezuela no se puede hablar en términos neutrales, sino que hay que hablar también con esto que está sucediendo a las mujeres, ¿no? 


Patricia: Claro que sí. Que importante es lo que mencionas. Aquí tengo otra pregunta de ¿Qué opinas de, por ejemplo, de esta posición que tuvo la jueza Odio Benito en uno bueno en un caso y luego una opinión consultiva. Específicamente si la Convención Belém do Pará debe o no aplicar a las mujeres trans ¿Qué opinas tú de esto? 


Julissa: Bueno, mira, esa es una discusión muy importante y además está muy vigente, ¿no? Ahora  es este, esta esta en el mundo de las polarizaciones, esta polarización o eres, pro derechos trans o no, que es una discusión. Aprovecho para decirla, es lamentable que no se pueda ni siquiera la discusión, porque ponte a hablar de estos temas y olvídate. No, yo estoy de acuerdo con la posición mayoritaria en la Corte. Yo sí considero que la Convención Belém do Pará se puede aplicar a las mujeres trans, más allá de todo el principio evolutivo, el principio de no discriminación por el propio artículo 9 que habla la diversidad de las mujeres. Yo difiero en las posiciones, en este caso por el juez, a quien tengo el mayor de los respetos, el mayor de los cariños. Difiero con la con la posición que ella mantiene, pero el que yo difiera no significa, y eso lo quiero dejar muy claro, que me parezca correcto o justo los insultos o la agresividad que ella y otras personas han recibido. 


Mira, y te lo digo como feminista y como alguien que presidió una Comisión Interamericana que como bien sabes, no tenía posiciones de la del mismo tipo siempre, ¿no? Y yo siempre dejé hablar a todos los comisionados, por más que pensara totalmente distinto a mí y de hecho pasaba y ellos te lo podrán decir, jamás le negué a nadie el derecho a hablar, jamás insulté porque alguien pensaba distinto a mí. Entonces yo tampoco puedo desconocer, y voy a ser muy honesta Elizabeth Odio le abrió el espacio a las mujeres en la Corte Penal como ministra, en el tribunal para Bolivia. Es más, cuando estaba yo en la Comisión de la Verdad estoy en el año 2000 y estamos recién investigando lo de violencia sexual en el caso peruano, que nadie, incluso en Perú, no se consideraba esto que había pasado. Quien vino a plantear desde el Tribunal Penal fue Elizabeth, entonces por eso te digo yo puedo diferir en su posición, en la interpretación que ella da, puedo discrepar, pero lo que no me parece correcto es desconocer o insultar o ofender. Creo que la democracia que le exigimos y el respeto que exigimos las feministas a nuestras posiciones también es el que tenemos que plantear.


Patricia: Sí, completamente de acuerdo contigo. Creo que eso es parte de la organización que estamos hablando antes. No como que alguien esta en una cosa está en contra tuya. Entonces ya ahora hay que cancelarlo completamente. Y eso es algo que ya sabes, me cancelan también. Entonces es algo que no tiene ningún sentido. O sea, uno tiene que bueno, no estoy a favor de esto, pero podemos estar de acuerdo en todas estas otras cosas. Entonces mira, aquí me están haciendo una pregunta que me parece súper interesante. Me están preguntando si tú consideras que tenemos suficientes tratados o convenciones para la protección de derechos de las mujeres o si te parece que habría algún tema o algo que habría que reforzar. 


Julissa: Mira, yo creo que más allá del número de tratados porque podríamos tratar, se trataba de aprobar una convención sobre derechos reproductivos más allá del número de tratados y yo creo que hay que trabajar con lo que ya se tiene, o sea, con lo que ya se tiene debería ser necesario, si en primer lugar todo el mundo trabaja en derechos humanos, por eso yo te digo, no porque me estés entrevistando, me parece muy valioso lo que haces con tu con el estudia derechos humanos. Yo siempre retuiteo las posibilidades de trabajo y los cursos, porque creo que se debe entender más del sistema de los sistemas de derechos humanos, pero no solamente eso, trabajarlos con enfoque de género, trabajarlos con enfoque diferenciado.


Como ejemplo el tema de la situación de las personas privadas de libertad se trabaja desde hace mucho tiempo, hay una relatoría en la comisión, se trabaja muchísimo, pero el año pasado la Comisión Interamericana publicó un informe sobre mujeres privadas de libertad, para dar esa visión diferenciada a un tema que ha sido de muchísima preocupación pero que nunca se trabajó con enfoque de género igual a la desaparición forzada toda la vida, la desaparición forzada. Y ahí viene esta situación. ¿Qué pasa con la desaparición? Está a cargo de particulares, más allá de la responsabilidad del Estado, las mujeres desaparecen constantemente por los feminicidios, por las redes de trata y tal, y eso, en términos formales, no encajaría como una desaparición forzada, porque cuando no hay un agente, entonces yo sí creo que más hay que tener más tratados, que no es que me oponga, digamos ya si alguien quiere sacar su tratado, que lo que creo lo que hay, basta. 


La declaración americana se llama Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre, o sea, del hombre. Por lo menos los universales derechos humanos, no. Y cuando estábamos en la comisión, hablamos para ver si se podía cambiar el título y había cierto temor, posiciones de distinta gente que decía como está la situación, abrimos esta declaración y se cae todo. Lo cual no, no debería pasar por el valor consuetudinario. Pero bueno, a lo que voy es que cambiemos el nombre de la declaración. O sea, más allá de los tratados. Yo, por ejemplo, yo no la cito ni en mis clases ni nada con ese nombre. Yo digo la Declaración Americana de Derechos y Deberes Humanos no más. O sea,  porque me entiendes, pero creo que por ahí va más allá el número es conocer lo que hay y empezar a trabajarlo con esta visión distinta, para cambiarle el nombre ¿que haría falta? ¿hacer una resolución de la OEA? Y ahí el miedo era que a lo mejor bueno, ya te estamos cambiando el título…

Patricia:  Okay, mira que tenemos dos preguntas más, vamos a ver si las podemos hacer ¿Qué estrategias crees que pueden usarse para impulsarse de una mejor y rápida manera a nivel nacional los estándares del sistema interamericano? 


Julissa: Bueno, eso va a depender un poco de cada Estado, te voy a decir de manera importante, yo no solamente porque soy docente, sino porque creo muchísimo en la formación en derechos humanos pero ojo, no hay que trabajar solo con transmisión de conocimientos, sino con creación de capacidades y habilidades ¿No es cierto? Entonces tú tienes magistrados, magistradas que no conocen las sentencias y no la aplican y ni siquiera saben que las deberían aplicar. Entonces, yo sí creo que una estrategia importante es trabajar con las Academias de la Magistratura, las escuelas judiciales en las diferentes partes. 


Otro trabajo importante es con las universidades y no solamente con las facultades de Derecho, con todas las facultades. No poner un enfoque de derechos humanos en todas las carreras, no es cierto en todos los ámbitos. Y otro tiene que ver con la formación social en general, con los medios de comunicación, con las sociedades de las con las organizaciones de la sociedad civil. Entonces, estrategias ahí no sé  qué tan rápidas van a ser, pero sí creo que tiene que ser con la difusión total. Si tú, por ejemplo, ahora preguntas a alguien, alguna persona en general ¿Por qué se dio la Convención Americana? Y otro tema que sí yo creo que es importante y tenemos que ser como una especie de guardianes y guardianas de los derechos humanos. Es desarmar ese mito que se repite y se repite “La  Comisión lo único que busca es atacar al Estado y la Corte busca atacar a los Estados” cuando en realidad lo que la Comisión y la Corte buscan es proteger a las personas. Mucha gente dice “hay que salirnos de la Corte”, bueno, ya cuando se salgan, quiero saber quién les va a defender cuando acabe el proceso a nivel nacional y no hay a qué otra instancia llegar. 


El caso Argentina es el mayor ejemplo. En plena dictadura argentina, la Comisión Interamericana viaja a Buenos Aires y hace toda esta visita y publica su informe. Por eso si no va a la misma hora encuentran las noticias de la visita de la Comisión Interamericana en un momento de dictadura plena en Argentina. El caso de Venezuela, Venezuela no permitió que la Comisión entrara eso en el año 2020 y recién había asumido la comisión y viajamos a Colombia y nos fuimos a la frontera en Cúcuta y en Cúcuta, muchísimos venezolanos cruzaron la frontera ese día, incluso por trocha, para hablar con la comisión, para dar su testimonio. 


La gente de Cuba, la gente de Nicaragua. Qué otra esperanza puede tener la gente nicaragüense, que la mesa de seguimiento en Nicaragua de la Comisión Interamericana. Te cuento una historia cuando el régimen de Ortega, pues deporta todas estas personas en Nicaragua van a Estados Unidos, tenemos una reunión en la Comisión Interamericana y están todos los funcionarios y yo no me voy a olvidar nunca que las personas nicaragüenses, más allá de saludar, pues a los embajadores o los comisionados Fiorella,  Roberto Piedra, Angela, o sea, era las personas con las que hablan directamente y cotidianamente. Entonces de verdad esos mitos de que atacamos el Estado… la Comisión, el sistema interamericano es la esperanza de quien ya la ha perdido. La Comisión hace audiencias sobre Cuba. La Comisión hace audiencias sobre Haití, un país que está en el desborde total. Entonces, yo sí creo que hay que conocerla y hay que empezar a hablar sobre el tema de la esperanza.


Soy, a pesar de todo lo que estamos viviendo, toda la polarización y tal, Patricia, yo he  decidido tomar la decisión de no perder la esperanza. O sea, es mi decisión. He decidido no perder la esperanza, porque ¿qué más hacemos? Entonces creo que por ese lado hay que ir. 


Patricia: Me encanta. Y en esa misma nota, una última pregunta rapidito. Alguien que está escuchando aquí y quiere ¿cómo hacer una carrera en derechos humanos? Quiere hacer una carrera en derecho de la mujer. ¿Qué recomendaciones le darías? 


Julissa: Bueno, no solamente en lo jurídico. Yo creo que en todas las áreas se puede trabajar. Lo primero es buscar lo que ya hay. Hay muchísima información. Estoy hablando en general de quien tiene acceso a la tecnología porque no todo el mundo lo tiene, pero si tienes acceso a la tecnología, por ejemplo, tu canal y tus cursos, ya para empezar. Lo segundo, la página de la de la Comisión Interamericana, donde tienen todos los temas, todos los reportes, los videos de las audiencias también están en YouTube… la página de la Corte Interamericana, leer, leer, leer, empezar a informarse, empezar a aprender. Yo creo mucho más allá de que tú sigas una carrera en derechos humanos, del aprendizaje autodidacta. Y además hay muchísimos manuales en derechos humanos que están gratis en Internet, solamente es cuestión de buscar.


Una recomendación que yo doy, que yo hacía cuando era muy chica y pues recién estaba empezando, buscaba en internet cursos en derechos humanos. En esa época estoy en una época en la que no había zoom, pues no, no había cursos virtuales y postulaba y a veces te daban becas y podías viajar. Mi primer curso becada creo que fue el curso este de Estrasburgo, que todavía se sigue dando, ¿no? Entonces uno puede ir. Luego fue el Interamericano y ahí vas conociendo gente. 


Una recomendación que yo doy a quien quiera trabajar derechos humanos es que hay que ir a la región, hay que ir a la comunidad. Que si a mí me interesa, por ejemplo, no sé el tema de la educación, empiezo a ir a los colegios. Si me interesa el tema de la salud a los hospitales. Yo tuve la suerte más en la academia de trabajar en la Defensoría del Pueblo del Perú e investigamos en ese momento la defensora adjunta es la actual decana, Rocío Villanueva, mi jefa, y viajamos para investigar la situación de las desapariciones forzadas. Estuvimos ahí en Huancavelica, viéndola. Entonces, yo sí creo y en eso lo reivindico mucho siendo académica también, porque muchas veces está el tema del divorcio entre la academia y el activismo y como una academia hay una charla ahí de Rodrigo Primi que te la voy a pasar que es muy buena. Sobre este tema que se llama “como volver al futuro”, en su charla él dice citando Bertrand Russell, “una academia que vea de espaldas a la realidad, puede crear, pues, toda esta disgresión teórica  en la que nos podemos pasar la vida y un activismo que de espaldas a la academia, puede cometer errores creyendo que está haciendo lo correcto” Entonces, ese vínculo entre academia y realidad, esa es la esencia. 


Entonces, ¿cuál sería mi recomendación? Prepárense todo lo que puedan, aprendan todo lo que puedan. Aprovechen las posibilidades que ahora hay, que antes no había tecnología. No pierdan la esperanza, eso sí, porque quien va a trabajar por derechos humanos, yo siempre he dicho hay que ser optimista por  naturaleza. Y sean conscientes, por lo menos hablo de mi experiencia, de que uno puede cambiar las cosas y tiene muchas posibilidades de trabajos y oportunidades. Pero para mí uno de los más importantes y que lo recuerdo con mucho cariño, es el trabajo en la Comisión de la Verdad y Reconciliación del Perú, donde trabajamos investigando los hechos de violencia sexual. En un momento que nadie pensaba que eso había pasado, trabajamos, sacamos el informe y cuando la Corte del caso Castro Castro en el 2006 y cita el informe de la Comisión de la Verdad, yo recuerdo mucho que me llamó una colega, no diré su nombre de la de la Corte, me llamó por teléfono y me contó y me dijo mira esto. Y recuerdo mucho que en ese momento yo estaba viviendo en Estados Unidos, estaba trabajando en Washington y leí la sentencia y me senté en el suelo, me puse a llorar porque dije qué maravilla, qué privilegio haber sido parte de esta posibilidad. Y yo sí creo que eso no tiene. 


Y en esta vida algo también que dije el día que me fui de la comisión y quiero dejarlo acá, hay que aprender, sobre todo si se trabaja en derechos humanos, que los principios no tienen precio, pero tienen un costo y hay que estar dispuesta a pagarlo. Yo cuando me fui de la comisión dije esto, me fui así con los principios, la dignidad y el corazón muy bien puestos y creo que eso es lo más importante.


Patricia: Wow Julissa, casi lloro. Muchas gracias por esas palabras, en verdad lindísimos y me parece que es súper importante todo lo que estás mencionando. Y eso último es clarísimo, ¿no?  O sea, los principios si hay que mantenerlos y al saber que tienen un precio y estar dispuesto a pagarlo, porque si no, justamente estás rompiendo con esos principios que estabas tratando de defender. Muchísimas gracias Julissa. Espero poder contigo contigo en otra ocasión. Muchísimas gracias a todas las personas que hicieron preguntas. Hubo unas preguntas que no pude hacerte, pero en otro futuro espero poder volver a charlar contigo. Y bueno nada, que tengas un bonito día.


Julissa: Muchas gracias Patricia. Bueno, Patricia trabajó en la Corte, en la Comisión, es una súper experta, es una convencida y lo que estás haciendo es sumamente importante, sumamente importante poder dar este tiempo y tal. Así que yo soy la agradecida que me has dado la posibilidad porque además es una posibilidad, una conversación bonita dentro de lo complicado, ¿no? Dentro de lo difícil, una conversación espontánea que no siempre tengo esta posibilidad. Así que gracias a ti y un saludo a todas las personas que se conectan, ¿verdad? 


Patricia: Muchísimas gracias y nos vemos la próxima vez.


bottom of page