top of page

Ecuador entra a embajada de Mexico

Patricia Tarre Moser

6 abr 2024

Examinamos las obligaciones internacionales relacionadas con la entrada de la policía ecuatoriana a la embajada de México y el otorgamiento del asilo al exvicepresidente Jorge Glass


Para escuchar el episodio completo dale click aquí


Fuerzas de la policía ecuatoriana irrumpieron en la embajada de México, donde se encontraba asilado el exvicepresidente Jorge Glas.


Ante esto, López Obrador, el presidente de México señaló que “Se trata de una violación flagrante al derecho internacional y a la soberanía de México”.


López Obrador está en lo correcto, pero ¿Por qué?


Analizamos las obligaciones internacionales sobre la protección de las embajadas y el asilo diplomático.


Invitado de hoy


Moises Montiel Mogollon


Moises es abogado egresado de la Universidad Central de Venezuela y Maestro en Derecho Internacional de la Fletcher School of Law and Diplomacy. Es profesor de derecho internacional en el centro de investigación y docencia económicas en CDMX y ha impartido clases en diversas universidades en México y Venezuela. Actualmente es asociado en Olmedo y Torres Abogados en CDMX donde coordina la práctica de litigio internacional y constitucional.


Puedes seguir a Moises aquí https://twitter.com/MoisesMontielM


¿Qué vas a aprender hoy?


  • Contexto de la controversia entre Ecuador y México.

  • La regulación del asilo diplomático.

  • Las discusiones al rededor de si existe un derecho humano al asilo diplomático.

  • La obligación de respetar las embajadas y recintos diplomáticos.


Recursos



Transcripción del episodio


Patricia: Hola, muchísimas gracias por conectarte el día de hoy. Mi nombre es Patricia Tarre Moser y esto es Estudia de Derechos Humanos, una plataforma educativa donde tenemos cursos de Derecho Internacional Público y del Sistema Interamericano.


Hoy vamos a estar hablando de una situación, digamos, de emergencia, pues el día de ayer, fuerzas policiales ecuatorianas entraron a la Embajada de México en Ecuador con el fin de detener a una persona que se encontraba allí con un asilo que había sido otorgado en el mismo día de ayer. Esta persona es Jorge Glas, quien es ex-presidente de Ecuador y quien fue condenado penalmente por unos procesos de corrupción, de manera simplificada. Esto es una violación del derecho internacional y vamos a estar hablando un poco de qué fue lo que se violó. Y para esto voy a hablar aquí con Moisés Montiel. 


Moisés es abogado venezolano, de hecho de la misma universidad que yo. Es la primera persona que entrevisto aquí en Estudia Derechos Humanos, que alegría. Y también tiene una maestría en la Universidad de Fletcher en Derecho Internacional Público justamente. Y además es profesor también de Derecho Internacional Público en el CIDE en México. ¿Qué tal Moisés? ¿Cómo estás?


Moisés: Patricia, muy buenos días. A quienes nos acompañan y nos ven buenos días también. Mira aquí, como decimos allá en casa, pues amaneció de golpe con todo esto que ocurrió en la ciudad de Quito el día de ayer, pero de momento yo muy bien, muy contento de estar contigo. 


Patricia:  Qué bueno, qué bueno. Bueno, me dices. Cuéntame un poquito más de contexto, quizás de esto que pasó ayer? Y luego entramos a las obligaciones internacionales. 


Moisés:  Sí. A ver, vamos a ir un poco a lo Tarantino. De atrás para adelante, adelante, para atrás. Pero para que tenga sentido. Para que podamos hacer algo de sentido de por qué estamos en este momento donde estamos con el tema, sobre todo el principal de la irrupción de fuerzas de seguridad de la Fuerza Pública ecuatoriana en el recinto, en la Embajada en el local de la Embajada de México en la ciudad de Quito. 


Lo primero, y no quisiera demorarme demasiado en esto, pero resulta indispensable, pues evidentemente hay un tema de simpatías ideológicas entre el gobierno mexicano y el correísmo encontró, a raíz de simpatías que hace hace poco tiempo, no podríamos decir exactamente, pero hubo unas declaraciones del presidente López Obrador evocando a Villavicencio que había correísmo en Ecuador. Estas declaraciones no fueron bien recibidas, naturalmente por el gobierno de Noboa. En Ecuador empezó a generar una serie de detenciones que ocasionaron una serie de tensiones y la declaración de persona non grata, me parece que la embajadora de México o acreditada ante el Gobierno Ecuador. Esto un poco para entender la rispidez discursiva o ideológica que sirve de contexto a lo que ocurre.


El gobierno mexicano decide otorgarle asilo diplomático y  aquí ya vamos a empezar a entrar con este señor Glas, ex vicepresidente de Ecuador. De hecho, estuvo ahí otra vez con el correísmo y habría que apuntar que el gobierno actual del Ecuador pues evidentemente se perfila como como una opción, como como oposición del correísmo al correísmo, a pesar de ya no estar en el poder, pues ha sabido sobrevivir en el tema político. Entonces Glas fue es ex vicepresidente del Ecuador y en el contexto de una cantidad de acciones de persecución judicial, todavía no vamos a empezar a entrar sobre si son lícitas, sobre si no lo son sobre sí, porque eso es parte un poco de la materia, principalmente enderezadas contra altos funcionarios del correísmo. 


Aquí sí hay que precisar, y esto va a ser clave, el señor Glas no es su primer baile con con las cortes de justicia en el Ecuador, ni siquiera es su primer baile en en el periodo más reciente. Ok, salvo mejor apreciación, el señor Glas ya tenía una condena penal. Me parece que por hechos de corrupción eso también es un dato relevante. Y ya había sido sentenciado. Había salido en una suerte de sustitución de la pena, factores humanitarios, hay mucha conversación sobre qué pudo haber motivado eso, pero se le cambió por alguna suerte de tratamiento en libertad o en semilibertad. 


A raíz de esto, el señor Glass en casi casi que saliendo de prisión, va y se manda a la embajada mexicana y solicita asilo diplomático. Ok, me parece que esto venía más o menos desde diciembre. El año pasado y bueno, se termina de concretar el proceso ayer, cuando se le otorga el asilo diplomático formalmente por parte de la legación mexicana y ocurre lo que ya sabemos, fuerzas de seguridad del Gobierno ecuatoriano irrumpen sin consentimiento del encargado de negocios del Jefe de Misión Interino que estaba ahí. Y básicamente, pues extraen por la fuerza al al señor Glas, sin perjuicio de que ya se le hubiese, por un lado – y estos son los dos grandes problemas jurídicos que yo veo acá – sin respetar el otorgamiento del asilo ya como hecho firme. Y por el otro lado, violando la sacrosanta inmunidad y sobre todo lo que llamamos la inviolabilidad del recinto de la misión diplomática. Entonces ese es más o menos el recuento de los antecedentes. 


Patricia: Buenísimo. Moisés. Ahí. Entonces me respaldaste dos cosas que son claves, ¿no? Las dos discusiones jurídicas que hay aquí. Por un lado, un tema de derechos humanos donde  quizás hay más argumentación de un lado y el otro, de es si existe un derecho al asilo diplomático y aquí explicar un poco que el asilo diplomático es el que se da cuando una persona va a la embajada de otro país, que es algo súper latinoamericano. Por ejemplo, en nuestro país, en Venezuela hay varias embajadas con personas, digamos presos, personas que se van ahí a pedir asilo porque estaban siendo perseguidas por el gobierno y esto ha pasado por muchísimos años. Por ejemplo, Ecuador tuvo a Assange por muchísimo tiempo en la embajada de Ecuador en Londres. Entonces existe la discusión de si eso es, si existe un derecho humano a tener un asilo diplomático, diferenciándose el asilo diplomático del asilo de yo irme al territorio como tal, así legítimo de otro país y ahí pedir refugio o asilo territorial. Okay. Y luego está la segunda discusión, que es el tema de, que se entre por la fuerza a la embajada. Como esto es un canal de derechos humanos, vamos a empezar con la primera discusión. El tema del asilo diplomático como derechos humanos. ¿Qué me puedes decir al respecto? Moisés? 


Moisés:  Era perfecto para mí, porque además es el más espinoso, ¿No? A ver si me permites un micro antecedente de historia, casi, casi, que vamos a recitar – y esto va a ser un punto fundamental para quien quiera profundizar la opinión consultiva 25/18 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que de hecho exploró todo lo que lo que metemos dentro de la bolsa a la que comúnmente llamamos asilo – donde indistintamente y salvo mejor precisión, conviven como bien hace referencia el asilo territorial, el asilo diplomático y la figura del refugio. Todo esto conjugado dentro de lo que indistintamente llamamos la tradición latinoamericana del asilo a la que has hecho referencia. 


Entonces voy un poco por partes. La institución de lo que hoy conocemos como el asilo en genérico, podríamos identificar orígenes, de hecho, la Corte Interamericana de Derechos Humanos así lo hace en el asilo eclesiástico, ok, si me permites explicarlo jocosamente. Si todos vimos el jorobado de Notre Dame. recordarán aquella escena donde Quasimodo creo que cargaba, ya no me acuerdo si era Esmeralda o al guapetón de relleno de la película y se ponía a gritar Ah! Santuario, Santuario, Santuario opera. La figura del asilo opera un poco desde la premisa de que tú extraes a una persona del ámbito jurisdiccional y algunos autores dicen que territorial, pero eso es problemático – ya vamos a ver por qué – extraes a una persona del ámbito jurisdiccional de un Estado que le persigue y aquí el término persecución lo tenemos que entender de forma muy amplia, tanto una persecución de facto, te vienen persiguiendo agentes estatales porque te van a desaparecer o porque te van a arrestar o porque tienes una orden de aprehensión, inclusive una legítimamente. bueno, ese es legítimamente, entre comillas, dictada. Entonces te exentas del ámbito de jurisdicción físico del Estado de la persecución en el caso del asilo territorial, pues usted va por patitas o por los medios que le sean practicables, se interna en el territorio del Estado, al cual le va a solicitar la protección y si el Estado decide otorgar ese asilo territorial, queda usted bajo la protección de la jurisdicción de ese estado en su territorio.


Aquí habría que precisar el asilo parte de la idea o solo opera con respecto de persecución, con motivos o por motivos más bien políticos que a mí esto se me hace algo clave. Yo estoy en la minoría que sí sostiene que el asilo es efectivamente un derecho humano y en una minoría tan exigua que soy que no ubico muchas posiciones que también estén en desacuerdo  con esta opinión consultiva de la Corte Interamericana. Eso por lo que hace al asilo territorial.


El asilo diplomático y por eso hacía tanto énfasis en el tema de ausentarse de la jurisdicción, es el que se otorga de manera urgente y con vocación temporal en el recinto diplomático consular o en cualquiera de los recintos protegidos por la inmunidad diplomática de un Estado. Para evitar confusiones, a partir de este momento vamos a llamar estado asilante, y por el otro lado, el Estado en cuyo piso estás, que es el que denominamos el Estado territorial.


Aquí probablemente voy a estar mezclando terminologías entre lo diplomático, lo de asilo, pero ahí lo vamos viendo sobre la marcha. ¿Qué ocurre? Usted llega al sitio físico, aunque sea, por ejemplo desconozco si hay precedente, pero jurídicamente es posible si tú te logras subir al coche o a uno de los coches con placa diplomática, técnicamente con eso podrías librar para el asilo diplomático. Aunque por la por la inviolabilidad, esta inviolabilidad diplomática alcanza – mira, si nos queremos poner caricaturescos, si tú eres capaz de meterte en la bolsa del correo diplomático, que a veces son muy grandes en la valija. Si logras meter bolsa de esa. Ya la hiciste. Esto tiene que ver un poco con el tema del respeto a la función de la misión y también y porque estos son dos bienes jurídicos que paralelamente protege la inmunidad diplomática, por lo que hace la inviolabilidad del recinto de las viviendas, de los coches, de los archivos, todos estos están contemplados en en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas. Entonces llegas a alguno de esos espacios físicos, donde opera la jurisdicción del estado que envía.


No es que la embajada de un país en otro sea territorio del de la embajada. Sigue siendo territorialmente del estado receptor. Lo que pasa es que es un espacio donde excepcionalmente se ejerce jurisdicción de manera exclusiva y privativa del Estado representado diplomáticamente a exclusión de la jurisdicción del Estado territorial.


Aquí mencionabas Pachi, el caso de Assange, ¿No? Me permito una brevísima digresión. El caso de Assange a nosotros nos gusta porque somos latinoamericanos caracterizarlo como un ejemplo de asilo, pero técnicamente, el asilo solo puede operar si ambas partes reconocen la figura del asilo diplomático. En Reino Unido se libremente y fuera de Latinoamérica esto no ocurre mucho, tal vez un par de veces los estadounidenses, pero fuera de Latinoamérica no opera, por regla general, la figura del asilo diplomático, por eso la referencia a la tradición latinoamericana. Ahora. ¿Por qué a Assange tuvo, me parece que siete o cerca de ocho años ahí  de huésped incómodo y de visita sobregirada? Porque el local, irónicamente, de la embajada ecuatoriana es inviolable. Entonces bajo ninguna premisa podían – y esto va más al segundo punto, ¿no? Pero ya que estamos en esto – No podían ningún tipo de autoridad del Reino Unido, ingresar sin la autorización de seguridad del Jefe de Misión de Negocios o de alguno de los agentes diplomáticos que tenga la capacidad de otorgar ese permiso. Todo esto para decir que tienes que llegar físicamente a uno de los espacios protegidos por la inmunidad diplomática. 


Una vez que eso ocurre y quedas exento de la de la aplicación de esa fase, por decirlo coloquialmente, de la de la jurisdicción del Estado territorial – pues le pides al Estado vacilante oye, mira este, yo soy sujeto de persecución política por todas estas razones – entonces, por favor protégeme, no me saques a la calle. Y aquí vuelvo a lo que decía inicialmente, el asilo diplomático como institución se caracteriza por la urgencia, es decir, debe de haber o en principio debería invocarse a una situación presente, actual, inminente, aunque hay que que amenace la vida, la libertad, la integridad o la seguridad de quien la solicita y la el otorgamiento de la figura del asilo diplomático se supone que es temporal, que ahí es donde entramos con el tema de el famoso salvoconducto. Y esto lo voy a conectar en un momento, porque no es cabal que la Convención que que de manera más directa regula todo esto, que es la Convención de 1954, haya salido tres años después del famoso caso Haya de la Torre en la Corte Internacional de Justicia entre Colombia y Perú, precisamente por lo del tema de la obligación de otorgar el salvoconducto y también es que hubo dos pasadas del caso allá de la Torre y en la otra precisamente por el tema de quién tiene derecho a calificar la naturaleza de la ofensa. Y aquí conecto con lo que venía. Cuando ustedes, solicitantes de asilo, le está echando su cuento al jefe de la misión o a quien le esté atendiendo dentro de las premisas diplomáticas, se supone, y la base de la institución del asilo es precisamente la protección de una persona frente a lo que el Estado vacilante califica como una persecución. 


Y aquí van varios supuestos. Por un delito político, que por un delito común conexo con un no político o una clarísima persecución por razones estrictamente políticas ¿Qué ocurre con el caso del señor Glas? El señor Glas está condenado, entre otros, o sea, entiendo que tiene varios procesos, al menos en algunos, en uno de ellos ya fue condenado. Ok, pero y este sobre todo el que nos interesa es por corrupción. La corrupción de hecho, si vamos a la Convención de las Naciones Unidas Contra la Corrupción que puede servir como base para una eventual extradición – y aquí, aquí voy a hacer un brinco de rama muy rápido para sustentar un punto – La Convención contra la Corrupción puede servir como base de tratado como base para extraditar a una persona y esa convención dice puntualmente que bajo ningún concepto se podrá calificar un delito de corrupción como un delito político. Entonces caemos a una práctica muy presente en América Latina, donde te estoy siguiendo por un pase de factura político, pero te pecho cualquier otro delito, especialmente un delito que no sea caracterizable como político, por ejemplo, corrupción. Digo esto sin perjuicio de que el señor Glas ya haya sido vencido en un tribunal. La legitimidad y la legalidad de ese proceso son un tema completamente aparte sobre el que además no tengo méritos para pronunciarme. Entonces voy a evitarlo en la medida que pueda


¿Qué pasa? Y aquí vamos a la gran pregunta del millón con el asilo diplomático ¿Quién califica si se surte alguno de esos tres supuestos? El estado oscilante, en este caso México. Aquí quisiera hacer una referencia brevísima al artículo 3 de la Convención de Caracas de 1954, la Convención sobre Asilo Diplomático que dice, si me permite leerlo textualmente “No es lícito conceder asilo a personas que al tiempo de solicitarlo se encuentren inculpados o procesadas en forma ante tribunales ordinarios competentes y por delitos comunes, o que estén condenadas por tales delitos” porque en principio y gran parte del argumento que que se escucha desde Ecuador y el comunicado que soltó el gobierno de Noboa va por ahí, de que hubo un fraude en el otorgamiento del asilo. El problema, y ya veo, es que en estos temas jurídicos cada quien lee la parte del artículo que le pesa. Está la parte ínfima de ese primer párrafo, literalmente la coletilla que dice salvo que los hechos que motivan la solicitud de asilo, cualquiera que sea el caso, revistan claramente carácter político. 


Y volvemos a la pregunta ¿Quién determina el carácter político? Ok, la respuesta la tiene el artículo 4, que está inmediatamente después en la propia Convención del 54. Corresponde al Estado asilante la calificación de la naturaleza del delito o de los motivos de la persecución. Es decir, el legato que pudiese llegar a hacer el gobierno ecuatoriano en cuanto a abuso de derecho, estilo Ucrania contra Rusia, de no bueno, sí, a ver, aquí tienes una facultad que puedes ejercer, pero te excediste en ella en fraude de mis de mis propios derechos a la persecución penal al esclarecimiento de los hechos, al castigo de los culpables. Lo podemos formular como queramos, pero es que el artículo 4 convierte en casi casi irrelevante desde el punto de vista jurídico, las razones porque no, y si te fijas, no le pone límites a la potestad para para calificar la política de ofensa. Ahí es donde es importante, por ejemplo, la Convención contra la Corrupción, sin embargo, ¿una defensa ecuatoriana podría ir por ahí? Tal vez, el problema es que para poder aplicar la Convención contra la Corrupción como como tratado base para una eventual extradición o para hacer un argumento sobre la imposibilidad de calificar delito de corrupción como delito político, el detalle es que esa esa convención solo puede aplicar si no hay un tratado bilateral de extradición entre las partes y aquí el detalle es que México y Ecuador sí tienen un tratado bilateral de extradición, donde además se reitera el principio de que es el estado requerido – ya vamos mezclando terminologías – volvamos a decirle el asilante en México, es quien tiene la potestad de calificar la naturaleza política del delito o de la persecución. Entonces damos toda la vuelta al mismo punto. 


Patricia: Ok, entonces digamos. En resumen, Moisés. México tiene la potestad, es quien decide, digamos, si considera que esta persona está siendo perseguida políticamente y es una potestad que tiene México y es México quien decide y por eso en base a eso, decide o no otorgar el asilo. En este caso se decidió otorgar. Ese sería como un resumen. 


Moisés:  Efectivamente aquí, si me permites la coletilla de la de la introducción, la intro de la intro, antes de entrar al tema de derechos humanos. Fíjate esto, yo soy muy muy metido en Twitter. Me gusta mucho el tema de discutir un poco, aprender de los demás y mucha gente, y es un argumento que moralmente de verdad que es muy fuerte, o sea, México podría estar contribuyendo a la impunidad, en estos delitos que la justicia ecuatoriana ha observado. Yo, o sea, aunque suene muy cínico, yo creo que lo que hay que responder es si eso es cierto, es moralmente reprobable, pero ilegal no es


¿En qué sentido? Tanto México como Ecuador son Estados parte de la Convención de Caracas del 54. Entonces, esa membresía, esa aceptación del Tratado, lo que implica de parte de ellos quienes se metieron ahí voluntariamente, es que admitieron la posibilidad de que un caso de estos ocurriera, de que una persona que cualquiera de estos dos estados – ojo a Ecuador se la podría hacer mañana a México. Claro. Y México no tendría, o sea, más allá de de respuesta airada, no tiene vía legal. Usted se metió un poquito en aquello de sí, ya saben cómo me pongo pa que me invitan. Entonces. mira, más bien si al Ecuador le resulta tirante o molesta esta situación y que fomenta la impunidad y lo que puede hacer, verdad, compadre, vaya denunciar la Convención de Caracas. Así como entró por patitas se puede salir por patitas. 


Habiendo dicho todo esto, si me lo permites, paso al al tema de de la visión como derecho humano o la opinión que sostenemos en esta roca sobre el carácter de derecho humano del asilo diplomático. A ver, habría que empezar todo esto. Mira la institución del asilo diplomático, como te decía, no viene desde la institución, después, con el surgimiento y el mainstreaming, si me lo permites, del Estado nación que siempre se empezó a considerar que era una prerrogativa del Estado. El otorgar el asilo en general, tanto el territorial como el diplomático a otra persona.


Esto empezó a generar y la opinión consultiva 25/18 lo resume muy bien, de verdad, la recomiendo por lo menos en esa parte. Esto empieza a generar mucha tirantez política en Latinoamérica por su vamos a decir, por su exacerbada tendencia a los procesos revolucionarios, evidentemente que encontró en la figura del asilo una suerte de seguro contra movimientos revolucionarios muy efectivo. Entonces la regulación del asilo en los países latinoamericanos, sobre todo del diplomático, ha ido respondiendo mucho a los vaivenes y a las incidencias históricas. Por eso te decía hace un rato que no, no es casual lo lo categórica que es la Convención de Caracas del 54 de asilo diplomático. Ojo, porque hay otra del 54 que es de asilo territorial, también de Caracas. Son morochas ellas. Lo categórica que es la convicción en afirmar que quien tiene la posibilidad de caracterizar la ofensa es la asilante. Evidentemente, la inteligencia de quien elude la acción de la justicia o la persecución es saber en dónde meterte, cosa que el señor Glas leyó muy bien. 


Ahora la Corte Interamericana, en su opinión consultiva, llega a la conclusión de que por la redacción fundamentalmente, y aquí, aquí habría que ir desde el Tratado Internacional de Derecho Penal de 1889. Este la Convención de La Habana de 1928, después Montevideo 1939, porque hasta que llegamos a las morochas de Caracas. Particularmente el asilo diplomático que es la que nos interesa se ha concebido o refiere a la Corte Interamericana, que se ha concebido como una potestad del Estado. Aquí es indispensable ir al texto, que es lo que hace la Corte de la Declaración Americana sobre los Derechos y los Deberes del Hombre, que habla, consagra expresamente el derecho al asilo, pero hace la referencia de que este derecho de asilo, o sea – de buscar y recibir asilo en el territorio extranjero – y con sometimiento a las leyes del estado del que se trate. Palabras más, palabras menos, esa es la fórmula que se rescata casi verbatim en la Convención Americana sobre Derechos Humanos.


Entonces, si bien no, y vuelvo a lo que decía hace un rato, nosotros los latinoamericanos, por mala costumbre, metemos tres instituciones distintas: el asilo territorial, el diplomático y el refugio en la misma bolsa. A pesar de que cada una de estas instituciones, pues tiene su propio régimen y tiene su su regulación diferenciada. ¿Qué hizo la Corte en La Opinión 25? Si la memoria no me falla, párrafo 133-134 en adelante, interpreta el texto de la Declaración y de la Convención Americana para ver si el asilo diplomático también está contenido dentro del artículo 22, creo que es numeral 7º de la Convención Americana, a la luz de esa fórmula de en territorio extranjero. Aquí, por supuesto, importantísima la percepción que tiene un rato, ¿no? El local de una embajada no es territorio extranjero, sino es un espacio donde de manera privativa y extraordinaria se ejerce jurisdicción del Estado que envía. Ok del Estado que está diplomáticamente representado en ese local. ¿Qué hace entonces la Corte? Analiza y aplica los tres métodos principales de interpretación, el textual, el teleológico y el sistemático y luego se mete con unos temas de práctica ulterior y de revisión de los trabajos preparatorios, a mí entender, de una forma criticable para no perder la compostura, para ver si sí o si no. Cuando hace la interpretación textual y ahí sí no hay nada que pelearle, la referencia expresa que además fue un punto de contención durante la negociación del tratado de incluir la fórmula en territorio extranjero. Lo que parece revelar es que el derecho a buscar y a recibir asilo solo se activa si una persona está fuera del territorio, del estado, de su nacionalidad o del estado de la persecución, recordando que esos podrían ser dos estados distintos. Entonces sí es cierto, la interpretación textual del 22.7 no sugiere que el asilo diplomático que ocurre en el territorio del estado de la persecución aunque estuviese amparado bajo esa fórmula.


Sin embargo, cuando acude a la interpretación teleológica, la que trata de privilegiar el objeto y fin. Y además aquí esto fue lo sorprendente. La Corte hace referencia a los principios de interpretación de la propia Convención. En el 29 habla del principio pro persona como como principio de interpretación más favorable, pero omite hacer referencia al contenido del 29, creo que es el literal c el que habla de que la falta de reconocimiento de la Convención de un derecho no menoscabará la protección siempre que está, pues de la dignidad humana. Sabemos que esto es un concepto problemático, pero aquí es donde empezamos a balancear el tema de si el asilo diplomático es una prerrogativa discrecional y graciosa, no graciosa de jaja, sino graciosa de que la otorga por gracia del Estado o si efectivamente es un derecho personal, subjetivo y yo me atrevo a decir que inclusive humano de la persona. Entonces, cuando entra la interpretación sistemática dice bueno, sí tengo que reconocer el principio pro persona, pero es que entonces no puedo aislar la interpretación teleológica de la textual. Y eso es la crónica de una muerte anunciada. Porque tiras una primera ancla. Y si me lo permites, yo creo que ahí está el error de interpretación en el que incurrió la Corte Interamericana en la 25/18. Porque a ver, cada método es un compartimento estanco y lo peor de todo esto es que la propia Corte lo observó. Yo tengo que aplicar todos los métodos y no a ver, no hay una forma certera de decir, operativamente lo que solemos hacer es por mayoría de razón. Si tengo tres métodos, dos me dan una conclusión y el otro no, gana el que más. Pero además es una interpretación derrotable. Ok, bueno, digo, cualquier interpretación, técnicamente hablando, es derrotable, pero fue un ejercicio muy desprolijo por parte de la Corte, porque si bien tomó en cuenta los parámetros para hacer la interpretación teleológica, básicamente se devolvió al ancla del texto, sobre todo cuando tomó en cuenta que para privilegiar el objeto ¿cuál es el objeto y propósito de la Convención Americana? Palabras más, palabras menos, garantizar y promover, ahorita no recuerdo la fórmula exacta que a la Corte le gusta usar, la protección de los derechos humanos de todas las personas en la región; entonces lo que me estás diciendo es que la persecución, el acto de discriminación que se manifiesta en una persecución o en una amenaza a vida, libertad, integridad y seguridad, que si son derechos humanos reconocidos que vive una persona, es menos urgente, menos importante o amerita menos protección porque lo está pidiendo en un local diplomático. Porque eso es lo que yo extraigo de, o la consecuencia forzosa de la interpretación de la Corte. Luego la sistemática y esto, esto es un mal vicio que que vemos en todos los tribunales internacionales. La sistemática la utilizamos para apoyar la interpretación que nos gusta.


Entonces vuelve a referir, por ejemplo, al sistema del artículo 22, que naturalmente, al ser libertad de circulación, tiene una dinámica de interpretación completamente territorial. Entrar y salir de un territorio, no ser expulsado de un territorio. Claro, viejo, pero o sea sistemático, no es dentro del propio artículo, nada más o no solo dentro del propio artículo. Aquí sí a la Convención de manera integral. Luego se pone a hablar de la práctica ulterior, pero solo cita la práctica de un Estado: Estados Unidos.Ahí, que además es célebre porque no reconoce la institución del asilo diplomático. Y para añadirle insulto a la injuriar, ¡ojo! Aquí hay carnita. O sea, pudo haber sido más elegante el trabajo. ¿Por qué? Porque va a los trabajos preparatorios y la única intervención que rescatan es la de Estados Unidos, que es, por supuesto, quien niega la cualidad de derecho humano del asilo diplomático. Pero es que la Corte en todas sus opiniones consultivas solicita este las contribuciones y opiniones de los Estados un poco para para informarse y la verdad es que tenemos una región bien dividida, sobre si el asilo diplomático constituye o no constituye un derecho humano. Por eso te digo, había formas. Si querías llegar a esa conclusión porque sí o porque la advertiste como la jurídicamente más sustentable, tenías formas más elegantes de hacerlo. 


Patricia: Claro. 


Moises: Ahora, eso es bajo esa concepción, la Corte concluye que no, que el asilo territorial sí es un derecho humano, el refugio es un derecho humano, el asilo diplomático continúa siendo fundamentalmente una prerrogativa de los Estados que no se trasladan necesariamente a un derecho y menos a un derecho humano de las personas. Y ahí es donde empieza mi desacuerdo. Y en ese sentido ¿Y por qué estoy en desacuerdo? Te lo adelantaba ¿No? Identificamos contenidos de derechos humanos que la institución del asilo diplomático busca incluso de una manera más efectiva y más rápida, proteger si usted está siendo objeto de una persecución política, usted está recibiendo discriminación por motivo de opiniones políticas. Presumiblemente, digo, hay que revisar las circunstancias de cada caso, su vida, su libertad, su integridad, su derecho al debido proceso, muy probablemente están inminente y actualmente amenazados. Entonces a mí, se me hace una diferenciación artificial que menoscaba, si no sin un fin legítimo. Y esto lo digo bajo la tónica del artículo 29 de la Convención Americana en cuanto a las reglas de interpretación de la propia Convención y que permite la protección de derechos que no estén textualmente recogidos en la convención porque tienes una cantidad de contenidos de derechos humanos que se que la institución del asilo diplomático busca proteger pero ese no ¿Por qué? Porque el texto no me deja. Eso es precisamente lo que dice el 29 c,  que no es un problema, creo que es el c, pero en el 29 fijo que sí, que sí está.


Ahora, lo que sí es cierto, porque no podemos negar que las instituciones jurídicas tienen un desarrollo histórico y ese desarrollo histórico responde a la voluntad de los estados es que los Estados son muy celosos con el tema del otorgamiento, hablar de un derecho humano al asilo político que le crea una carga naturalmente al Estado, sobre todo cuando entendemos que en el derecho de asilo territorial y de refugio la obligación toral es una de acceso que en realidad es más que una obligación para quien te va a otorgar el refugio o el asilo territorial. Es una obligación compartida de los países de tránsito e inclusive del propio país que te va a otorgar el refugio, de recibirte y escucharte, de darte acceso a la posibilidad de pedir físico y jurídico a la posibilidad de solicitar esa protección. Y la otra dimensión de ese derecho, es a recibirlo, esa dimensión del derecho a recibir, a mí sí me queda clarísimo, incluso considerando que el asilo diplomático sea un derecho humano. No, no podríamos, porque eso sí, trasgrede completamente la la práctica. Vamos, yo lo veo desde una construcción muy consuetudinaria ¿No? La práctica estatal en la convicción de normatividad de los Estados con respecto a la recepción del asilo diplomático no jala, sin embargo, con respecto al derecho de acceso de que tú tengas el derecho de presentarte ante una misión diplomática o ante un acto consular y solicitar ser escuchado, exponer tu caso y que se te de una decisión. Si bien toda la normativa en materia de asilo diplomático dice que el Estado no está obligado a darlo, no tiene que razonar su negativa y si no te lo da, te pone de patitas en la calle y le avisa al estado de la persecución. Entonces yo, o sea, yo sí creo que es un derecho humano más un tema de teleología y sistematicidad de los contenidos que protege y de la centralidad de la figura en el contexto latinoamericano, que nos lleva a una discusión muy espinosos sobre derechos humanos geográficamente relativos, que son un contrasentido al principio de universalidad. Ok, pero bueno, ahí te encargo el derecho a la democracia, no en Escher y otros contra Brasil y en la opinión consultiva 28/23 ¿No? La de la de la reelección indefinida 


Patricia: 28/21. Pero bueno Moisés, digamos entiendo, yo entiendo que es posible que la argumentación de la Corte no haya sido la mejor. Esa argumentación circular que mencionas es siempre reprochable, pero al fin de cuentas la Corte dice más o sea, no, no dice que es un derecho humano, pero dice bueno, el Estado puede o no decidir dar asilo, que es lo que ahorita entiendo yo estás aceptando. Y además dice la Corte, en todo caso, el Estado tiene que examinar que no esté incumpliendo la obligación de no devolución, no de no poner a la persona en riesgo. Entonces, si bien no le tiene que dar asilo, tampoco la puede poner en riesgo. Incluso si no quiere darle asilo y sabe que esta persona es perseguida políticamente y que la pueden torturar, por ejemplo, no pueden sacarla de la embajada, entonces tampoco es que la Corte dejó a las a las personas que están en asilo diplomático en cero protección. 


Moisés:  Fíjate, fíjate qué interesante, porque si llevamos a sus últimas consecuencias la obligación de no devolución o te devuelve el Estado al otro, no de una embajada a la jurisdicción del territorial. 


Patricia: Pero ahí no fue tan literal, no lo fue, no lo fue. no, no. Yo no estoy defendiendo la la la interpretación de la corte. Pero sí digo que bueno, que si dice esto otro. Es decir, no los deja completamente sin protección


Moisés: Sí deja una salvaguardas.


Patricia: Exacto. Exacto.


Moisés: Sí dejó alguna salvaguarda, sin duda. 


Patricia: Sí, Moisés. 


Moisés: Ahora, si te parece bien. Pachi. Para no comernos el espacio. Eso. Ah, dime, dime. 


Patricia: No pues yo iba allá. Ah porque claro, esta es una discusión que es muy muy interesante y que yo pudiera hablarla por mucho tiempo más, pero sin embargo creo que en este caso tenemos el segundo tema jurídico que está ahí presente, o digamos en términos generales, o sea, estamos hablando de una policía que entró a una embajada sin el permiso de quien podía dar permiso para que eso pasara. Y ya sea que hay asilo diplomático como un derecho humano, incluso el ejemplo que estás diciendo de por qué no era asilo diplomático, incluso, digamos, incluso si esto hubiera ocurrido en el Reino Unido, donde no existe el asilo diplomático como una tradición latinoamericana, estaríamos igual ante una violación de derecho internacional ¿Sí o no?


Moisés: Completamente. De hecho, la forma provocativa me parece a mí para empezar esta parte de la discusión, es porque todo lo que acabamos de hablar los últimos 20 minutos no importa en lo más absoluto. Digo, sí, sí importa, por supuesto, por un tema de acceso eventual tanto de Glas como del Estado mexicano al sistema interamericano de derechos humanos ¿no? a las vías litigiosos. Pero en realidad, y yo lo pongo muy coloquial, la discusión sobre la inviolabilidad del recinto diplomático convierte en un no problema lo del asilo. Precisamente por lo de Assange,  que si estaba asilado, que si no estaba asilado. Bueno, no importa, no puedes entrar en el recinto de una misión diplomática sin la autorización expresa de quien haga las veces de jefa de misión o jefa de misión, el encargado de negocios, ah, bueno, es que salió todo el mundo, bueno, mira, el agregado cultural de asuntos resueltos y sin importancia, si esa es la persona que tiene más alto rango, esa es la persona, la única persona que te puede autorizar. La entrada inclusive si te fijas, y esto es más anecdótico que otra cosa, el tema de la policía, las policías o la seguridad diplomática, en cualquier capital latinoamericana o del mundo, rara vez vas a ver a policías de los propios cuerpos de seguridad del Estado de la puerta para adentro. Aunque normalmente están afuera, están en sus patrullas. Algunas veces les construyen una casilla, pero no entran. Es más, si se comete un delito dentro del local de una misión para que las que el la los organismos de investigación y de seguridad puedan entrar tienen que pedir permiso por escrito o sea, no aplican reglas de flagrancia. No, nada. ¿Qué pasa? 


Patricia: ¿Y esto? ¿Esto dónde está esta? ¿Esta obligación? ¿Dónde está Moisés? 


Moisés: Justamente en la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas. Y aquí quiero hacer una precisión fundamental. Así como hay una buena parte de estas convenciones de Viena que son los hijos predilectos de la Comisión de Derecho Internacional que lo que hicieron fue reconocer recoger toda la práctica de, vamos ya un par de cientos de años, o sea, desde las casas de familia hasta acá, básicamente, que fue cuando se empiezan a establecer las legaciones permanentes. ¿Por qué? Bueno, un poquito. Un poquito. Después de siglo 17. 18. Se empiezan a establecer estas legaciones permanentes y se empieza entendiendo que la inviolabilidad de estos recintos es una función directa de la inviolabilidad o de la inviolabilidad personal. De la cabeza coronada del soberano. Claro, luego transitamos al esquema del Estado nación y bueno, cambiamos cabeza coronada por soberanía. Pero misma diferencia ¿No? ¿Qué ocurre aquí? La Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas. No, Viena. Sí. Bien. Bien. Luego se me cruzan las de Viena con las de Ginebra. La Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas del año 69, si la memoria no me falla, lo que hace es codificar, de hecho, a diferencia de la Convención de Viena, por ejemplo, sobre el derecho de los tratados, que tiene partes que codifican y partes que proponen nuevas reglas. La Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas es, si la memoria no me falla, es completamente codificatoria. De repente, algo, algo se me estará escapando por ahí. Pero en su mayoría me parece que es el artículo 22 que recoge precisamente la milenaria comprensión de que el recinto diplomático es inviolable. Esto se relaciona, por supuesto, a la inmunidad de la que goza tanto la embajada como como institución, como representación de un Estado en el territorio del otro y como sede permanente, como de la propia inmunidad de ejecución y de jurisdicción de la que goza el personal diplomático. Tan es así, que de hecho hay toda una discusión sobre sí, sobre qué ley penal aplica, o si estamos ante un concurso de aplicabilidad de regímenes de derecho penal dentro de una embajada, digo de nuevo, son de estas preguntas que son más académicas y ociosas que otra cosa, pero de cuando en cuando surja algún caso de esos, recordarás en 2013 en la embajada venezolana, creo que fue en Kenia ¿Qué ocurrió? Ocurrió ahí dentro un asesinato.


Al final, el gobierno venezolano levantó la inmunidad al primer secretario y lo tiró a los leones. Este, perdóname la informalidad, que además en un muy mal contexto lo entregó a las autoridades keniatas este para que fuera investigador juzgado. Ahora bien ¿A qué quiero ir con todo esto? Esto, o sea, no, no llego al extremo a decirte que sea una regla perentoria en derogar del derecho internacional público la inviolabilidad del recinto diplomático. Pero o sea, si no lo es, se le parece igualito, como dice un chiste de allá de nuestra tierra este no llega, por supuesto, al estatus de perentoria ni intragable, pero sí es una de las reglas, vamos históricamente más básicas y fundamentales de de el tratamiento entre Estados. Ok porque ¿cómo te voy a dejar yo conducir los asuntos diplomáticos, el estrechamiento de las relaciones, inclusive el recogimiento legítimo de información? Que a veces se tinta un poquito de espionaje, son líneas muy difusas ¿Cómo ocurre eso? ¿Cómo protejo? Tu función y tu misión, si no, te garantizo completamente la inviolabilidad, por lo menos de tu local, entonces digo, la regla está ahí y la violación es muy evidente. Lo que habría que revisar ahora es ¿Hay alguna excepción? A esa regla, fíjate que yo anticipo que la tesis ecuatoriana, por lo que he visto del comunicado que sacó el gobierno ecuatoriano pareciera estar coqueteando con la tesis del abuso de derecho. Si tú tienes el derecho a la inviolabilidad de tu recinto. Pero si tú te estás desviando de los propósitos y funciones que la propia Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas te atribuye, estás incurriendo en un abuso de esa protección. Ok, eso puede ser cierto. El problema es que ese abuso de derecho no allana la inviolabilidad del local, o es que como te estás portando mal, ya no te tengo que respetar tu inviolabilidad. No, no funciona así. Ok, bueno, uno caso lo que podría generar. Dime, dime. Perdón. 


Patricia: Que una posible, defensa para Ecuador., es decir, que es una contramedida, ¿no? Recordemos que el derecho internacional permite violaciones de derecho internacional como reacción a una violación anterior ¿No? Entonces. Es decir, bueno, le dio asilo a pesar de que la convención de corrupción. O sea, no es un argumento muy fuerte, pero, de corrupción permite y permite. Exacto, dice. Dice que no se puede dar, eh, Que la corrupción no es un un delito político, digamos. Y entonces yo puedo argumentar esto. El problema que yo le veo a ese argumento es que cualquier contramedida tiene que ser proporcional y  y creo que esto es muchísimo más grave que otorgar asilo a una persona, por lo que significa para el derecho internacional la protección de las embajadas es algo muy, muy fuerte. 


Moisés:  Sí, sí, sin ninguna duda. Y a ver. No, no, no hay que olvidar otro detalle. La posibilidad de de acarrear o de ejecutar una contramedida parte de una ilegalidad evidente por parte del infractor primario. De acuerdo. Sí. Y aquí vamos. Hay que tener más cara que espalda para decir que otorgar un asilo diplomático. Sobre todo en los términos del artículo cuatro. De la Convención de Caracas, que lo que dice es; el estado asilante puede otorgarlo por las razones que quiera. No hay parámetros. Y de hecho la Convención de Caracas es la ex especialista, por encima de la Convención de la Contra la corrupción por la existencia de un tratado bilateral de extradición que además refuerza el sentido de la Convención de Caracas. Es México el que tenía derecho a calificar la naturaleza política. Entonces yo ahí se me haría muy, o sea, si, si hay espacio para ese argumento, sin ninguna duda. Pero recordemos que la posibilidad de implementar contramedidas parte de una ilegalidad evidente.


De hecho, la Corte Internacional de Justicia ha sido muy tímida cuando se mete al tema de las contramedidas. Pero a mí, a mí siempre me ha dado la impresión de que cuando no quiere hablar de responsabilidad del Estado, el mejor caso al que podemos echar mano es o no, o como me gusta llamarlo a mí, la guía de bolsillo del delincuente convencional ocasional. Y un poco ahí lo que la corte pone de relieve cuando habla de las causas de exclusión de la ilicitud, que si bien es cierto que las contramedidas no no excluyen la ilicitud, hay un régimen ahí en en el proyecto de artículos medio confuso. Pero es que todas las medidas de exclusión de la de la ilicitud y por ende yo creo que esto es un argumento trasladable a las contramedidas, tienen que partir de razones auto evidentes. Tiene que ser muy manifiesta la ilegalidad para que tú puedas proceder con contramedidas. Y yo no creo, vistas las circunstancias fácticas del caso que podamos calificar como evidente, manifiesta, grosera. la actualización de una actuación ilegal o fraudulenta por parte de México.


Curiosamente, resulta más funcional considerar al asilo diplomático como una prerrogativa discrecional y graciosa del Estado que como un derecho humano. Porque si es un derecho humano lo tenemos que sujetar a ciertos límites de racionalidad, proporcionalidad, necesidad, bla, bla, bla. Entonces digo sí. Aquí creo que puede haber una discusión interesante ocurriendo en estos momentos dentro de la Cancillería mexicana. A ver, alego una cosa aquí y otra allá ¿o solamente me voy a la Corte Internacional de Justicia? O sea, hay mucha tela que cortar. Y fíjate que lo otro que sí me encantaría comentarlo. Sé que ya nos queda poco tiempo, Pachi, pero me encantaría dejarlo ahí porque me pareció particularmente vomitar este porque ya lo he visto varias veces en las últimas 12 horas, que ya vez uno no se despega del twitter y empieza a buscar noticias. Gente, profesionales, académicos. académicas, vamos, que no son ningunos neófitos y neófitos en el derecho internacional público, incurriendo en la tropelía.


Recordarás tú la doctrina funcional de las inmunidades que propuso la Corte Internacional de Justicia en el caso de orden de arresto. En el de República Democrática del Congo contra Bélgica. Me parece que era que un poco lo que lo que dijo. O sea, tienes categorías de inmunidades personales que están perfectamente diseñadas tanto por Viena de relaciones diplomáticas como por Viena, de relaciones consulares, como por la Convención de Nueva York de Misiones Especiales ¿No? Esos regímenes están muy bien, pero ¿qué pasa cuando otros altos funcionarios de gobierno desempeñan funciones materialmente asimilables a política exterior? Aquí. Me parece que en el caso había sido un ministro. Ya no me acuerdo si de defensa de interior en el caso de orden de arresto. Pero bueno, la Corte un poco para resolver y para evitar dar su opinión, vamos, este propone la doctrina funcional de las inmunidades en dos platos. Sus inmunidades lo protegen si y solo si siempre que usted no sabe lo que tiene inmunidad absoluta o calificada, sus inmunidades lo protegen. Si usted está adelantando funciones. Lo que la corte llamó acta iure imperio funciones lo podemos traducir como funciones materialmente estatales relacionadas a la política exterior, si usted está actuando en capacidad privada o actuando por fuera de los límites de su mandato, su inmunidad no le protege. Y aquí lo preocupante, y ya lo he visto varias veces, y de personas a las que tenemos por entendidas en temas de derecho internacional público, proponiendo una suerte de relativización de la inviolabilidad del recinto diplomático. Justamente en apoyo de esta tesis, como hubo un fraude en el otorgamiento del asilo diplomático a Glas.


Entonces, básicamente el local de la misión no está sirviendo a los propósitos para los que está protegido. Entonces pierde la protección. Bueno, o sea y ya hacemos saltar en trizas todo el régimen diplomático. Y es que aquí, y esto es fundamental. Y con esto cierro a reserva de que podamos rebotar un poco más. Cuando hablamos de las protecciones diplomáticas, no estamos protegiendo al edificio en tanto que edificio, ni al diplomático en tanto que diplomático. Estamos protegiendo la función y el desempeño de la función de representación de un Estado en el otro. Entonces, todo esto se convierte en una función directa del principio de igualdad soberana de los Estados, que si tiene carácter de norma imperativa y además fundamental del derecho internacional público. Entonces esta clase de balbuceos y sobre todo de utilizar una cosa que es una doctrina, la Corte Internacional de Justicia, que ni siquiera es derecho. Es recordemos que la sentencia de la Corte no son fuente de obligaciones, nada más obligan con respecto a la parte dispositiva, a las partes del litigio, con respecto de los hechos del litigio en específico. Entonces, esto parte de esta misma aberración de pensar que la Corte Internacional de Justicia o cualquier tribunal internacional. Y aquí estoy viendo otra vez a la Corte Interamericana, pues pueda ser tratado como fuente de derecho. No puede. Así de sencillo. Si Gelman contra Uruguay te estoy viendo y a ti también Almonacid Arellano. 


Patricia: Pero bueno, bueno, dejemos eso para otro, otro momento aquí, digamos, para regresar al tema de que nos convoca el día de hoy, simplemente para para responder un poco aquí los comentarios que están diciendo, digamos claramente tanto Moisés y como yo estamos completamente de acuerdo de que no hay ninguna excepción que permita realmente a lo que ocurrió ayer. O sea, estábamos esbozando posibles argumentaciones de una contramedida, argumentando que fue una violación de derecho internacional la el otorgamiento del asilo. Luego esta otra otra teoría de que se había perdido la verdadera función de la de la instancia diplomática. Pero realmente son argumentaciones posibles que pudieran lanzar Ecuador, pero que no, ni ninguno de los dos vemos nada en eso. O sea, no hay ninguna excepción que veamos, eh realmente plausible a lo que pasó ayer. Lo que pasó ayer fue una clara violación del derecho internacional, específicamente de la Convención de Viena, Artículo 22. Y quizás quiero hacerte una última pregunta, Moisés, porque una de las cosas que dijo México es que va a llevar un caso ante la Corte Internacional de Justicia, justamente por violación de la Convención eh de Viena. Y entonces aquí, José María pregunta: ¿Cuál podría ser una posible condena contra Ecuador? ¿Qué podría ordenar la Corte Internacional de Justicia que se ajuste? Hacemos esa pregunta para cerrar esta discusión. 


Moisés: Ok, mira, si lo primero que habría que advertir acá, porque siempre es una pregunta importantísima, es ¿cuál sería la base jurisdiccional del acceso? Para no entrar en demasiada profundidad el Tratado de Bogotá del 48 si la memoria no me falla, que sirve como base jurisdiccional a cualesquiera estados parte Ecuador y México son parte. Lo segundo, para pensar en efectos, pues primero tendríamos que ver las pretensiones de las partes. Ok, yo quiero pensar que el Estado mexicano le va a pedir a la Corte que adjudique y declare la responsabilidad del Estado ecuatoriano por haber violado su derecho a otro el derecho del Estado mexicano a otorgar el asilo, a obtener el salvoconducto, al grado de frustración completa. Eso puede ser interesante porque si pide eso podría haber una incidencia sobre el proceso doméstico o sobre el comportamiento de la pena del señor Glas en Ecuador. Ahí tenemos el antecedente interesantísimo de lo del caso la Grand, este de Alemania contra Estados Unidos. Casos donde la Corte e Internacional a punta de órdenes provisionales ha detenido o ha pretendido detener procedimientos de orden penal, inclusive ejecuciones de sentencias firmes. Y cuando hablo de ejecuciones, hablo literalmente de ejecuciones. En el caso de los la gran tuvo 50% de éxito o de efectividad la la orden profesional. Entonces, si se va por el tema de su derecho a otorgar el asilo a no resentir intromisiones indebidas o ilegales en ese asilo y obtener el salvoconducto. Pues podríamos ver una incidencia fuerte sobre el tema de de de los procesos penales de del señor Glas en el Ecuador o inclusive, o sea, a ver si yo digo hago, hago un mínimo paréntesis. Si yo fuese el abogado defensor penal del señor Glas, en este momento estaría armando un escándalo por detención ilegal y arbitraria.


Patricia:  Sí presentando una carta al grupo de detenciones arbitrarias, de una vez


Moisés:  Sí, sí. O sea, mira, si yo si, ya yo soy chillón como defensor no, no te quiero decir cómo me pondrías si tuviera en las manos un caso así. Lo otro y muy probablemente, muy probablemente presenciamos, la solicitud de México de que se adjudique y declare la la responsabilidad internacional de Ecuador por el – ojo algo algo que no hemos mencionado hasta ahora – tanto por el allanamiento forzoso y la irrupción en en el recinto diplomático como por el sometimiento físico de uno de los integrantes de la misión, me parece que era el jefe de Cancillería. Ahorita no tengo el el dato de su nombre eh en la cabeza, pero me parece que era o el encargado de negocios o el jefe el jefe de la Cancillería. O sea, las fotos de cómo de cómo lo tienen sometido contra el suelo, Cristo Jesús, o bueno, versión laica Kelsen. A ver esto es un agente diplomático cuya persona es absolutamente inviolable. O sea, ese señor podría haber sacado un arma, ponerse a coser a tiros a todo el mundo y todavía no le podías poner un dedo encima. La inmunidad de los agentes diplomáticos. Y esto también lo dice la propia Convención de Viena, sobre todo del jefe de misión o de quien hace sus funciones. Es absoluta, incluso más allá de los límites de la humanidad.


La racionalidad, sin perjuicio de que el ahora difunto magistrado Trindade quería ponerle un poquito de cintura al tema de las inmunidades del Estado. Pero no lo logró, por eso se quedó. O bueno, no lo logró porque le faltó tiempo. Lamentablemente lo moral no, no sus doctrinas con las que no comulgo mucho pero vamos, la inmunidad personal de un jefe de misión o de quien hace las veces es absoluta, o sea no, no, solo deja tu que estaban sometiendo a un señor que ya se ve entrado en algunos años de edad. Que además todo esto tiene que haber sido una situación muy tensa y muestra como para matar de un infarto a una persona sana pero tienes sometido y restringido físicamente contra el suelo a la persona que hace las veces de jefatura, de misión. Toda esta imagen es poderosa y en un sentido terrible. El precedente que ha sentado Ecuador al hacer esto acompañado y no, O sea, yo creo que no podemos descontextualizar esto de lo que está ocurriendo en Israel y Palestina, donde han habido ataques a misiones diplomáticas. No lo podemos descontextualizar tampoco de Ucrania y Rusia, donde se ha atacado. Vamos a pensar que por carambola, pero de forma directa recintos diplomáticos. Entonces, si una institución tan básica como la inviolabilidad y el deber de protección y la exención de cualquier tipo de de interferencia de un recinto diplomático y de la persona del diplomático ta acumula que hayamos mencionado aquí tres. Pero si nos ponemos a buscar, estoy seguro que más incidentes, pues a mí me empieza a preocupar. Noto la erosión de la norma.


Lo que me preocupa. Y esto ha sido una gran pregunta que ha ido volviendo con todos estos temas de los que hemos hablado, los de ayer, los de Ucrania y Rusia, los de Israel y Palestina, sobre la actualidad la vigencia del derecho internacional. Me queda claro que jurídicamente no pierde su vigencia, pero también el derecho funciona en tanto, por un lado tiene un sistema que lo haga cumplir, que lo restablezca, pero también es una función de confianza y legitimidad social. Entonces a mí sí me preocupa mucho, sobre todo porque lo de ayer fue muy grotesco, muy deliberado. Y el precedente que sienta es muy peligroso. Por eso, si creo México debe ser implacable en su aplicación ante la Corte Internacional de Justicia. No es solo un tema de los daños resentidos por México, es un tema de la legitimidad y de la vigencia social del derecho internacional y en una de sus reglas más estructurales. 


Patricia:  Sí, creo que sí, porque digamos que si se dejan de proteger las embajadas ¿Cómo tienen relaciones diplomáticas realmente cercanas? ¿No? Porque una embajada no va a tener una fuerza militar que la proteja. Es decir, se pierde esa posibilidad de tener una embajada si en cualquier momento la policía o los militares del país donde están, pueden entrar y hacer lo que quieran. No es mucho más peligroso la embajada que estar rodeada de gente del otro país que el otro territorio, que además en México y Ecuador ni siquiera son tan legítimos, digamos. Entonces es una cosa muy, muy básica del sistema internacional y es muy, muy preocupante.


Sin perjuicio, porque claro, aquí, por ejemplo, aquí en los comentarios, la gente se nota que se están en contra del presidente de México, están a favor del presidente de Ecuador o viceversa. Y realmente esa discusión es otra. Es decir, yo no importa cuál es tu posición política. Por ejemplo, hablando de nuestros connacionales, ¿no? Los venezolanos. Mucha gente ha salido en Twitter diciendo que qué bueno que hicieron eso porque tienen una posición de derecha y entonces apoyan al presidente de de Ecuador que hizo eso contra este expresidente que era del correísmo, por tanto de izquierda. Y entonces están olvidando de todos los venezolanos de que son también de oposición de derecha en Venezuela, que están en embajadas, ¿verdad? Resguardados bajo la misma protección. Entonces, esto es una cosa básica que necesitamos asegurar para que siga funcionando el sistema. 


Moisés: Sí. Y que mira si hay una población que se ha beneficiado de estos esquemas de protección, de asilo, de refugio, somos nosotros, por Dios. Y digo inclusive, más allá de todo esto y de la increíble capacidad de pensamiento lateral que tienen algunas personas, que no importa lo jurídico que hagas, el argumento siempre se lo van a llevar a la arena política. Si yo creo que aquí es súper importante. Pachi. Duro por parte de México deja que por los daños, el sentido, pero hasta por el restablecimiento de la vigencia y de la legitimidad social de estas normas. No son normas menores pero si tú lo señalabas perfectamente, entonces, mira, yo creo que en la medida en que podamos presentar esto desde la teoría política, mejor todavía, porque no es un tema político, es un tema jurídico. ¿Qué ocurre? Bueno, que tiene colores políticos. De hecho, por ahí empezamos nuestra conversación, pero eso es, en mi opinión, es eso. Es el inicio de la conversación. 


Patricia: Completamente y siempre van a tener esto. O sea, en una institución como ¿el asilo siempre hay política detrás? Absolutamente no, porque por algo la llaman asilo político. Político. Exacto. La, la persona elige a qué embajada ir normalmente, normalmente no se va alguna que sabe que tiene chance de la de de que le den el asilo. Entonces bueno, ya con esa aclaración de que esto es primero una clara violación de derecho internacional, de que es fundamental que respetemos la inviolabilidad de las embajadas y del personal pues diplomático. Entonces yo creo que podemos dar por cerrada esta discusión.


Moisés, muchísimas gracias por tu tiempo. Muchísimas gracias a todas las personas que se conectaron y están comentando allí. Muchísimas gracias. Espero realmente cualquier pregunta que quedó sin responder, pueden escribir en los comentarios y luego se las podemos ir respondiendo porque esto es un hecho súper importante que ocurrió ayer y que como región debemos y que ya muchos de los países están sacando comunicados, apoyando a México por la gravedad realmente de la situación. 


Moisés:  Y además perdón, nada más para hacerte el quite ahí Pachi también ya hay un comunicado oficial de la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos. No me sorprendería una reunión de emergencia del Consejo Permanente o sea, yo creo que esto lamentablemente va a seguir escalando. Pero bueno, amanecerá y veremos otra vez. 


Patricia: Exactamente. De nuevo, Moisés, muchísimas gracias por conectarte y por explicarnos todos estos datos tan interesantes y todo a profundidad. Realmente creo que pudimos abordar las diferentes cosas de las diferentes obligaciones que están relacionadas de alguna u otra manera con esto que sucedió el día de ayer. Y bueno, espero poderte tener en una nueva ocasión en Estudia Derechos Humanos. Y de nuevo pues muchísimas gracias a todas las personas que se conectaron en este sábado de sesión extraordinaria de estudio de Derechos Humanos. ¡Nos vemos en la próxima! De hecho, la próxima sesión en vivo es el próximo jueves a las 2 pm Ciudad de México t3 pm de Ecuador Colombia, Ecuador, que vamos a estar hablando del caso Cajar v. Colombia, donde se declaró por primera vez la violación del derecho humano a defender derechos humanos, entre otros adelantos. Entonces bueno allí conéctense para ese en vivo y muchísimas gracias y nos vemos en la próxima ocasión. 


bottom of page