top of page

Importancia de sentencia contra Chiquita Brands

Patricia Tarre Moser

20 jun 2024

Un Tribunal en Estados Unidos condenó a Chiquita Brands por financiar a fuerzas paramilitares en Colombia a pesar del riesgo que esto implicaba para la población.

Para escuchar el episodio completo dale click aquí


La empresa bananera Chiquita Brands financió por años el grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en la región de Urabá y Magdalena. Estos grupos son responsables de miles de desapariciones y ejecuciones.


En junio de 2024 un tribunal en Estados Unidos condenó a Chiquita Brands por 8 muertes causadas por las Autodefensas Unidas de Colombia, la cual lograba tener operaciones gracias al financiamiento de la empresa.


Esta decisión marca el inicio del fin de un proceso larguísimo donde las víctimas han tratado de encontrar reparación por los hechos.


Invitada de hoy


Victoria Mesa-Estrada


Victoria Mesa-Estrada es abogada por St. Thomas University School of Law, donde también obtuvo un LL.M en Derechos Humanos Interculturales. Victoria trabaja en la firma de abogados Searcy Law y fue parte del equipo de defensa de las víctimas de este caso.


¿Qué vas a aprender hoy?


  • ¿Cuáles son los hechos del caso?

  • ¿Cómo se ha llevado el proceso en Estados Unidos?

  • ¿Qué puede pasar ahora?


Recursos Adicionales


  • El veredicto del jurado contra Chiquita.

  • Una cronología de los hechos del caso, realizada por Earthrights, otro de los litigantes del caso.



Transcripción


Patricia Tarre: [00:00:00] Hola, muchísimas gracias por conectarte el día de hoy. Mi nombre es Patricia Tarre Moser, y esto es Estudia Derechos Humanos, una plataforma educativa en línea donde hacemos formación continua en derechos humanos aquí por YouTube y también en nuestra plataforma exclusiva: la comunidad Estudia DDHH.


Para que tengas más información de esa comunidad, puedas ir a estudiaderechoshumanos.com.

Aquí en YouTube, hacemos entre muchas otras cosas, conversaciones en vivo sobre temas importantes de derechos humanos o cosas que están pasando actualmente.


Por eso, justamente es que estamos aquí el día de hoy, porque vamos a estar hablando de una decisión reciente que salió en tribunales estadounidenses contra una empresa estadounidense por violaciones de derechos humanos ocurridas en Colombia.


Se trata de la empresa Chiquita Brands. Esa empresa bananera que seguramente has comprado sus bananos, que tienen una calcomanía o un sticker azul porque están por todo el mundo.


Esa empresa fue condenada por financiar a grupos paramilitares.


Para hablar de este [00:01:00] caso estoy aquí con Victoria Mesa-Estrada, quien es abogada. Ella estudió en Estados Unidos derecho y ejerce allá derecho, pero es colombiana. Se mudó a Estados Unidos cuando era adolescente. Tenemos la dicha de que es latinoamericana y que además habla español y puede estar aquí el día de hoy. Ella trabaja en la firma de abogados Searcy Law y fue parte del equipo de defensa de las víctimas en este caso.


Victoria, muchísimas gracias por estar aquí por compartir con nosotros este tiempo que vamos a estar hablando el día de hoy.


Victoria Mesa-Estrada: Buenos días, Patricia, muchas gracias por la invitación, encantaba de poder compartir un poquito todo lo que vivimos es sus últimas ocho semanas y lo que lleva este proceso de tantos años poderlo compartir con el público.


Patricia Tarre: Claro que sí.


Primero, quería por fa Victoria que nos contaras un poco de los hechos del caso.


Victoria Mesa-Estrada: Si, pues los hechos de este caso básicamente regresan a la década de los años 90, en la región noroeste de Colombia y noroeste de Colombia, dos regiones que se llama la región de Urabá y la región de Magdalena. Son cerca de los departamentos [00:02:00] que están en la costa, básicamente, mirando hacia Panamá para que vean la geografía más o menos.


Como ustedes saben, la historia de Colombia ha sido historia violenta, es un país que ha estado en conflicto por más de seis décadas.


Desafortunadamente, como parte de ese conflicto armado en Colombia, en la lucha entre las fuerzas armadas y grupos guerrilleros también surgieron muchos grupos de la derecha, más que todo, gremios que se armaron para pelear en contra de las guerrillas y eliminar el comunismo.


Entonces, a raíz de los años 80, estos grupos de defensas unidas de la derecha empiezan a armarse bastante y mucho surge por el apoyo que empiezan a recibir de muchas empresas y gremios, incluyendo gremios extranjeros como la bananera. Obviamente hay grupos de otros países que se han concentrado en esa región en Colombia.


En los años 90 en esa región, hay una ley nacional que básicamente permite que se [00:03:00] creen grupos de seguridad llamados los CONVIVIR. Inicialmente, si recordarán, el expresidente de Colombia Álvaro Uribe, antes de que fuera presidente, el era el gobernador de un departamento que se llama Antioquia y el es uno de los promotores principales en la creación de estos grupos CONVIVIR, que son grupos comunitarios de seguridad, por decirlo así.


De ahí, obviamente, bajo esa cortina de legitimidad, estos grupos aprovechan y se arman hasta los hasta los dientes, diría yo.


Desafortunadamente, el resultado fue que, al recibir el apoyo de estos grupos de seguridad y de una empresa como Chiquita, que les dio no solamente tanto dinero, sino que también les permitió usar mucho de sus recursos, estos grupos armados de las Autodefensas Unidas de Colombia, básicamente limpia en comunidades.


Y se dedican a atacar a todas las personas que ellos consideren que no están bajo esa [00:04:00] ideología de la derecha y de la seguridad nacional. Y desafortunadamente, el resultado es que miles de personas mueren en la región.


La demanda como tal se concentra en esos años en que estos CONVIVIR bajo esa cortina de legitimidad se unen con las autodefensas realmente y empiezan a masacrar y asesinar personas por todas partes.

Entonces la demanda es concentrada básicamente entre los años 1997 Y el año 2004 que es cuando Chiquita, en sus libros de contabilidad muestra que hacían estos pagos continuamente. Entrando en un pacto con las Autodefensas Unidas de Colombia de pagarles tres centavos por cada caja de banano a las autodefensas. Una compañía como Chiquita obviamente es la compañía más grande de bananas en la región.


Entonces ya te imaginarás la cantidad de dinero que le empezó a llegar a estos grupos [00:05:00] armados.

Oficialmente las cifras dicen que son 1,8 millones, pero en el caso pudimos demostrar que los pagos se iniciaron inclusive muchos años antes del año 1997 y básicamente como resultado de esa ayuda substancial financiera y de otras maneras, nuestros clientes, nosotros representamos a los sobrevivientes de esas víctimas, desafortunadamente, sus familiares fueron asesinados, desaparecidos, torturados, y a raíz de toda esta tragedia es que estos casos nacen en los en el año, más o menos 2012, después de que el Departamento de Justicia americano en su propia investigación concluye que Chiquita ha sido un grupo que ha financiado una organización terrorista como las Autodefensas Unidas de Colombia.

Entonces ese es como el resumen que mejor puedo dar sobre cómo estos casos surgieron.


Patricia Tarre: Es súper interesante porque aquí en Estudia Derechos Humanos frecuentemente, por ejemplo, hablamos de casos de la Corte Interamericana y en la Corte hemos [00:06:00] visto muchos casos de violaciones de derechos humanos cometidas por paramilitares y que hay relaciones entre los paramilitares y el Estado. Justamente por esta vela de legalidad que hubo al inicio y luego por las conexiones entre los paramilitares y los militares.


Entonces aquí es, entiendo, las conexiones entre los grupos paramilitares y la empresa, por estos pagos que estaban haciendo.


Quería saber, Victoria, ¿Cómo llega este caso a tribunales estadounidenses? Porque, claro, son hechos que ocurrieron en Colombia.


Victoria Mesa-Estrada: Sí, pues se inicia a raíz de que fue Chiquita en el año 2003, viéndo que la verdad va a salir, es la manera que nosotros lo vemos, que se están dando cuenta que el bombazo va a salir de que estaba apoyando estos grupos paramilitares, voluntariamente acuden al Departamento de Justicia de los Estados Unidos diciendo que ellos son víctimas de una extorsión, que no saben qué hacer con esta [00:07:00] situación, y buscan consejería del Departamento de Justicia americano.


Obviamente, el Departamento de Justicia como una entidad fiscal les dice nosotros no los podemos aconsejar, y esto es muy preocupante que ustedes digan que esto es una extorsión. Entonces, una investigación se abre y el Departamento de Justicia después de varios años, concluye que si esto se trató de una extorsión, cómo es posible que se pagó por básicamente, casi una década está extorsión y Chiquita no tomó unas medidas diferentes de salvar su tierra, sus trabajadores. Por qué se alargó tanto esta extorsión? Y a raíz de eso, el Departamento de Justicia America americano los penaliza, les ponen cargos criminales como una organización y les dan una multa de 25,000,000 de dólares.


Esta multa no es para compensar a las miles de víctimas. Es simplemente un dinero que el gobierno americano le puso esta multa a chiquita les puso estos cargos criminales. Chiquita voluntariamente [00:08:00] entra en esta conciliación con el Departamento de Justicia y pagan la penalidad a los 25,000,000 de dólares.


Obviamente, esa noticia, ya te imaginarás, es otro bombazo que se escucha en Colombia.


Y en Colombia se empiezan a organizar varias comunidades. Empieza a contactar a diferentes bufetes de abogados y y muchos de estos bufetes de abogados en Colombia. La pregunta es, ¿Qué podemos hacer en el marco del derecho internacional humanitario o en el marco de derechos humanos para que realmente se pueda encontrar una mejor manera de hacer que Chiquita pague por sus crímenes ?

Y es así como muchas de estas comunidades se vinculan con bufetes de abogados en Estados Unidos, como mi firma.


Nosotros somos una de las firmas, son varias. Y de ahí es que a nivel de grupos empieza realmente a pensar eso ha sido una demanda muy colectiva en ese sentido. Muchas firmas tratando de buscar como hacemos.

¿Podemos llevar ese proceso en Colombia? ¿Vale la pena? ¿No vale la pena?


La conclusión es en [00:09:00] Colombia , desafortunadamente, en esa época, no consideramos que la justicia colombiana se iba a prestar para ayudarnos a irnos detrás de esta compañía y se entablan miles de demandas aquí en los Estados Unidos bajo diferentes estatutos tanto de derecho internacional humanitario como también de leyes americanas bajo diferentes estatutos federales, como por apoyo a grupos terroristas y adicionalmente también el derecho americano permite que podamos hacer reclamos bajo lo que es la ley común y se hace y también se se invocan estatutos directamente de Colombia del código civil colombiano.


Es así como todas estas miles de demandas básicamente se meten en la corte entre los años

2011-2012 Y como son tantas, la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, básicamente las consolida, entendiendo que cada crimen es un crimen individual y que las circunstancias son individuales, pero básicamente entran en este concepto en Estados Unidos, llamado Mass Tort [00:10:00] Litigation, litigios de heridas masivas.


De ahí, a pesar de que los casos están por todos los Estados Unidos, básicamente se consolidan en una sola corte. En este caso, nombraron al juez Marra en la corte federal del sur de la Florida para que fuera el juez que básicamente manejara todo este litigio de más de 7000 familias.


Patricia Tarre: Ok. Y hay una cosa que no entiendo bien, porque cuando leí las noticias hablaban de siete o ocho víctimas y tú ahorita me estás hablando de miles de víctimas.


Entonces no se están resolviendo todos los casos al mismo tiempo.


Victoria Mesa-Estrada: Correcto en este tipo de procesos masivos en los Estados Unidos, lo que se hace es que en el momento en que se consolidan los 7000 casos, en este caso, el juez lo que hace es que empieza a tener juicios de referencia, por decirlo así, o sea, juicios de prueba.


De esta manera se puede llegar a un resultado más fácil y una conciliación más hacia el futuro. Y ambas partes [00:11:00] tienen la oportunidad de ver cuáles son sus fortalezas y sus debilidades.


Este proceso es muy inusual en este sentido, porque estas demandas masivas en los Estados Unidos, por lo general tienen un un transcurso de vida de de cinco a siete, ocho años. Este proceso lleva más de dieciseis años. Ha sido un proceso muy lento, muy atrasado. Han pasado muchas circunstancias. Obviamente, la pandemia no nos ayudó tampoco en este proceso. Cuando los juicios iniciales iban a pasar, iban a pasar en el 2018 y en el 2020. Obviamente con la pandemia todo quedó congelado. Los de los 18 los habían ya aplazado y el con la pandemia quedó todo paralizado.


Este juicio que acabó de tomar lugar es el primer juicio de referencia que incluía inicialmente 12 casos.


Se escogieron estos primeros 12 casos para que fueran a este juicio e hicieran todo el proceso de descubrimiento, mientras que el resto de los procesos siguen congelados. o


Patricia Tarre: El descubrimiento es la parte de donde se ven las evidencias, las [00:12:00] pruebas?


Victoria Mesa-Estrada: Exactamente. Se escogieron básicamente de los 7,000 casos. Inicialmente se escogieron 50 casos. Esos 50 casos son 50 casos que entre todas las firmas, incluyendo la defensa, incluyendo Chiquita, básicamente se pusieron como en un sorteo y el juez de ahí sacó estos primeros 12 procesos. Esos 12 procesos entraron en toda la fase de descubrimiento de litigio de esos 12 casos dos, despidieron. 10 casos fueron citados ya a juicio y en estos casos de 10, un caso, se despidió tiempo después, y de los nueve que fuimos al juicio como tal solamente ocho recibieron un veredicto positivo. O sea, hubo un caso de los nueve que desafortunadamente, tampoco pudieron convencer al jurado que tenía en la evidencia de la muerte que causaba por la AUC.


Entonces, estos casos son casos de referencia precisa precisamente para que ambas partes puedan ver, okey, ¿Cómo estamos? ¿Cuál [00:13:00] es la fortaleza y las debilidades que tenemos?


Ahorita en julio iniciamos una segunda ronda de juicios. 10 casos más.


Entonces, ahorita en cuatro semanas, volvemos a la corte y básicamente empezamos de cero nuevamente. Y para el próximo año esperamos que podamos tomar dos juicios más.


Basado en experiencia en ese tipo de casos, eso debería ser suficiente para que tanto Chiquita Brands y los demandantes nos podamos sentar en la mesa y digamos podemos hacer una negociación si o no. Para eso son estos casos de referencia. Casos de prueba.


Entonces es un proceso muy distinto porque obviamente es un tema de derechos humanos muy diferente a lo que es, digamos, un caso de daños y perjuicios causados por una mala pieza en un automóvil o por algún daño en un producto, pero desafortunadamente, funcionan de la misma manera que se se recogen suficientes casos representativos donde ambas partes entonces ven fortaleza, cuáles son nuestras debilidades y de ahí [00:14:00] llegamos a un acuerdo.


La parte más importante que aún desconocemos, y esperamos que en la próxima semana ya se resuelva esta pregunta es si basado en los resultados que tuvimos en este primer juicio, donde el jurado determinó basado en la evidencia que habíamos demostrado con más probabilidad que no que Chiquita sí financió las AUC. Aún no sabemos si el juez nos va a obligar a repetir esa parte del juicio.


La esperanzas que no nos toque hacerlo, que ya la evidencia fue contundente para, por lo menos ya cumplir con esa parte del caso. Ya es la evidencia es clara que Chiquita los financió y que esto no fue un producto de una extorsión.


Esperamos no tener que volver a repetir esa parte y que ya los juicios que siguen sean solamente juicios de daños, de perjuicios de que cada familia va a tener que venir y demostrar que su familiar si fue asesinado por las AUC o no durante el periodo de 1997 y el [00:15:00] 2004.


Patricia Tarre: Pero paramilitares o las AUC, existían en muchos lugares, no todos estaban relacionados con Chiquita, supongo. ¿Habrá que demostrar también la relación entre este asesinato y Chiquita de alguna manera o no?


Victoria Mesa-Estrada: Efectivamente para eso las partes presentaron expertos, politólogos que pudieron hacer un análisis de la región que determinaron ok en esta región, en este pueblo en específico o en este municipio en específico, las bases de datos demuestran que el grupo armado que había ahí era las AUC o eran otros grupos paramilitares o eran las FARC.


Patricia Tarre: Ahora, para entender un poco más, entonces básicamente las AUC recibían un financiamiento fuerte de Chiquita. Entonces si la muerte fue causadas por la AUC ya es suficiente, digamos, para que Chiquita tenga una responsabilidad.


Victoria Mesa-Estrada: En esa región específicas en esa región.


Patricia Tarre: Ah, ok, perfecto.


Victoria Mesa-Estrada: Y eso, eso fue para nosotros, fue muy importante demostrar en el juicio, porque efectivamente, ya te imaginaras, la defensa de Chiquita inicialmente es [00:16:00] la AUC, es un grupo narcotraficante.


Si Chiquita les proporcionó alguna ayuda financiera, era mínima comparado al negocio de la droga.

Pero el punto histórico importante de cómo estos grupos armados se financiaban es que cada bloque paramilitar se financiaba separadamente.


A pesar de que existe a nivel nacional, existía esta estructura de las AUC , encabezaba por los hermanos Castaño y por Salvatore Mancuso, estos grupos, a pesar de que estaban por todo el país, cada bloque en diferentes regiones se financiaban de diferentes maneras. Entonces, los que estaban en Urabá y en Magdalena en esta región, específicamente ellos se financiaban de las compañías bananeras, o se financiaban de los grupos ganaderos en otras regiones.


En el sur de Colombia, es muy distinto, los bloques, por lo general se financiaban del narcotráfico. En la frontera con Venezuela esos grupos se [00:17:00] financiaban primordialmente por extorsiones, secuestros o por vacunas que le cobraban a los comerciantes en la región.


Entonces eso fue muy importante para nosotros demostrarlo. Nos tocó traer un politólogo que hizo un análisis histórico.


Obviamente, tuvimos también testimonio adicional de muchos jefes paramilitares que testificaron en este juicio. Ellos mismo reconocieron, sí, en efecto, por más de que todos funcionábamos bajo la sombrilla de la AUC a nivel ideológico, todos creíamos en lo mismo, cada bloque se financiaba de una manera diferente.

Y en esta región específicamente nos financiábamos por Chiquita bananas.


Patricia Tarre: Guau. Wow y Victoria, cómo te involucraste tú en este caso, ¿Cómo llegó este caso a ti?


Victoria Mesa-Estrada: Si para mí, yo soy como la metida a tiempo, porque yo soy la abogada que menos tiempo lleva en este litigio. Mi firma y otros grupos, llevan más de dieciseis años, como te dije, litigando.


Yo [00:18:00] llegué de metida a tiempo hace dos años yo dejé mi carrera de derechos humanos, trabajé muchísimos años como abogada en derechos humanos. Y me pasé el sector privado. Y hace dos años, me pasé precisamente a trabajar con este bufete sin saber que ellos estaban litigando este caso contra Chiquita y simplemente cosas de la vida en el momento que el socio cabecera de este caso, escuchó que yo era colombiana, obviamente me vendió el paquete y me dijo quieres hacer este caso conmigo? Eres colombiana. Obviamente tú nos podrías ayudar muchísimo. Y pues, Como abogada en derechos humanos, uno dice en esta tragedia tan horrible es el sueño hecho realidad no para mí profesionalmente, tener la oportunidad de poder hacer un caso sobre mi país, no que por sí también fue muy emocionante y muy, muy difícil, porque ya en el momento, que uno está frente a las víctimas. Y que yo sí lo entiendo, aunque aunque nunca viví la situación, ellos vivieron, nunca vivía en una zona de conflicto armado en Colombia lo viví día [00:19:00] día, porque el narcotráfico y el conflicto armado en Colombia nos ha seguido hasta las ciudades, no entonces lo vivido de otras maneras, este conflicto.


Patricia Tarre: Que perfecto , que tenías un background en derechos humanos, eras colombiana, y justo entraste en esta firma abogado que llevaba este caso. Que bueno.


Y entonces, Victoria la sentencia, entiendo que determina una suma de dinero para las víctimas que se demostró que fueron, entiendo que hay ejecuciones y desapariciones, por parte las AUC en estos sectores.


Me cuentas un poco más que dice la sentencia.


Victoria Mesa-Estrada: Si básicamente la sentencia como tal determinaba tres puntos claros, o sea, primero que todo, cada y cada sobreviviente teníamos que demostrar que la muerte si fue causaba por la AUC y de ahí habían básicamente dos tipos dos teorías legales, que nosotros estábamos buscando recibir daños.

Podía ser una o la otra o las dos. Así ganáramos solo una, esa familia va iba a recibir algún daño y perjuicio , como lo determinara el jurado .


Básicamente eran dos estatutos del código civil [00:20:00] colombiano, el código natural de daños y perjuicios de un crimen que una entidad cometió un crimen que causó daño. Y el otro reglamento era que Chiquita ejerció una actividad suficientemente peligrosa que causó obviamente daños y perjuicios para una víctima .


Entonces la sentencia como tal lo que dice es primero eso, las familiares sí pudieron probar que fueron asesinados por la AUC.


Adicionalmente, ahí ya entramos a la responsabilidad de Chiquita, dice que basado en la evidencia presentada, fue más probable que no que Chiquita financió substancialmente a este grupo paramilitar durante los años que estaban en el el litigio y que Chiquita no logró demostrar la defensa de extorsión, ni coerción.


La sentencia como tal tiene una palabra muy específica y te la voy a leer aquí.


Chiquita, como [00:21:00] defensa, tenía que demostrar tres cosas. Para recibir la defensa de extorsion en Chiquita, tenía que demostrar que el peligro, que la amenaza de la AUC era inmediata y que el daño y era inevitable, o sea, ellos tenían que demostrar si no pagábamos nos iba a pasar esto y esto inmediatamente. Adicionalmente, tenían que demostrar que ellos no se pusieron en una situación que se prestó a más peligro. Y adicionalmente, tenían que demostrar que no había una alternativa diferente, sino pagar.

Eso era lo que Chiquita tenía que demostrar.


Y obviamente la sentencia como tal demuestra que, basaba en lo que el jurado dijo que no pudo probar ninguno de sus tres puntos. Nunca hubo un peligro inminente, que Chiquita efectivamente, si se prestó a ponerse en esta situación de peligro y lo hizo basado en actos que cometían. Chiquita presto sus puertos, permitió que las [00:22:00] AUC usaran sus puertos, para que entraran armas y saliera droga.


Adicionalmente, Chiquita les daba gasolina, les daba recursos, les permitía transitar por todas sus plantaciones. Chiquita no puede alegar que esta era una situación que ellos no estaban bajo control. Y finalmente, Chiquita sí, tenía otras alternativas, como las tuvo otras compañías que las ejercieron.


Y la mejor alternativa era Chiquita se debió haber ido de Colombia y no lo hizo. Pasaron más de una década pagando estas supuestas extorsiones. Pero si una compañía, en una situación de peligro, no toma esa decisión de proteger a su gente, y no concluye que la mejor decisión era haberse ido de Colombia, esto no es una compañía responsable. Entonces, la sentencia como tal también indica eso de que una compañía en la misma situación de Chiquita, lo más razonable que pudo haber hecho es haberse ido de Colombia. Y en efecto, [00:23:00] empresas como Dole y Del Monte, que son la competencia Chiquita lo hicieron. Ellos se fueron de Colombia en ese momento. Chiquita hizo todo lo contrario.


Chiquita aprovechó la bonanza de tierra barata, porque obviamente muchos campesinos vendieron sus tierras, abandonaron las tierras por la situación que estaba fuera de control y Chiquita lo que hizo fue comprar esta propiedad baratas y alimentar sus bolsillos a costa de miles de vidas colombianas.


Y eso es lo que la sentencia básicamente determinó.


Patricia Tarre: Claro, Victoria y ahorita tú mencionaste, que una de las cosas que se utiliza el código civil colombiano, no de la cláusula del artículo de daños y perjuicios. Y no entiendo bien, en base a que podemos estar demandando empresas por violaciones que cometieron fuera de Estados Unidos. No se si me puedes explicar un poquitico de eso.


Victoria Mesa-Estrada: Si si es bastante complejo obviamente, porque yo no estuve en el momento en que estos fallos fueron emitidos por la corte.


Pero en efecto, la teoría [00:24:00] principal que los bufetes americanos presentaron ante todo era que es Chiquita, había violado lo que se llama el anti terror act, el acta antiterrorista. Que básicamente es un acta civil que indica que ninguna compañía o individuo puede prestar ayuda financiera a un grupo terrorista.

 En 2001, septiembre 10 de 2001 el grupo AUC, las Autodefensas Unidas de Colombia fueron puestas en la lista de grupos terroristas de los Estados Unidos.


Patricia Tarre: Wow.


Victoria Mesa-Estrada: Entonces, a raíz de eso, se supone que Chiquita ya sabiéndolo no podía pagar extorsiones, no podía pagar ayuda financiera.

Y lo siguieron haciendo por tres años más.


Como te comenté inicialmente, Chiquita voluntariamente fue el Departamento de Justicia a contar esto está pasando. Según Chiquita, ellos se enteraron que las autodefensas habían sido [00:25:00] denominadas a un grupo terroristas hasta el 2003 o sea por dos años, según ellos, ellos nunca se dieron cuenta de que estaban pagando terroristas.


Entonces esa, esa fue la ley que se utilizó para traer estos casos a las cortes federales de Estados Unidos y hacer que el proceso tomara lugar. Esa fue una de las varias teorías que se hicieron legales.


Desafortunadamente, el juez determinó en algún momento, permitió que la jurisdicción siguieran los Estados Unidos eliminó esos reclamos bajo el estatuto antiterrorista y solamente los reclamos colombianos fueron los que sobrevivieron, lo cual es honestamente es insólito, o sea, es, es increíble saber que llegamos, que pudimos llegar hasta un juicio con ley colombiana, pero en una corte americana es para mí también todavía es bastante difícil de comprender cómo logramos eso. Pero realmente fue porque el estatuto antiterrorista fue el que nos mantuvo por muchos años con la jurisdicción en esta corte y pudimos seguir.


Patricia Tarre: Claro. [00:26:00] Entonces, esto es algo que no nos abre una puerta para cualquier violación de derechos humanos que comete una empresa. Es una jurisdicción bien específica que se logró por un pago a un grupo antiterrorista terrorista, perdón.


Y ya para cerrar Victoria, quería preguntarte porque ya mencionaste que es el primer caso de Chiquita que van a venir próximo, pero además, entiendo que es más emblemático que eso. No sé si me puedes contar o o un poco la importancia de esta decisión, quizás más allá de las víctimas de Chiquita . Ya sabemos, estas víctimas recibieron un una cantidad de de dinero y las próximas pero como un poco de la importancia de la decisión.


Victoria Mesa-Estrada: Si realmente el precedente que este caso ante todo ha creado es es la capacidad de poder traer ese tipo de casos donde una empresa americana es juzgada por acciones fuera de los Estados Unidos .


Y en este caso, por las acciones que tomaron en apoyar un grupo terrorista es completamente emblemático .

Tengo entendido que es el primer caso en en los Estados Unidos, donde una empresa americana básicamente ha sido encontrada responsable de hechos [00:27:00] que pasaron fuera de los Estados Unidos. Entonces el precedente como tal es gigante. Y realmente ninguna corte había permitido que esto pasara anteriormente.


Entonces esta jurisdicción especial, por decirlo así, como lo dijiste, tú abrió una puerta. Creo que va a cambiar mucho la manera en que las empresas americanas actúen fuera de los Estados Unidos porque ya existe un precedente que los va a encontrar culpables y responsables de de este tipo de actividades ilícitas fuera de nuestro país.


Patricia Tarre: Claro, claro. Y eso además viene un poco de la mano con cosas que estamos viendo a nivel mundial. Por ejemplo, recientemente la Unión Europea sacó una directiva de debida diligencia donde exige que las empresas en Europa, pues respeten derechos humanos no solo en Europa, sino en todas sus operaciones, incluso asegurarse de que toda la cadena de suministros respete derechos humanos y permite que se puedan presentar demandas en Europa contra empresas europeas por hechos ocurridos afuera.

Entonces, esto es como parte de toda una tendencia global que estamos viendo de responsables de la empresa.


Victoria Mesa-Estrada: Por entonces, por supuesto, sobre todo fuera del marco [00:28:00] que hemos visto históricamente donde han existido jurisprudencia, o sea, jurisdicciones especiales, pero basada en las estructuras internacionales, no como la Corte interamericana o la Corte europea.


O sea, yo pensaba yo eso por lo que me pareció más insólito a mí. Yo me creo que cuando escuché la decisión inicialmente yo decía. Esto es como, como lo que pasó con Pinochet en España como la habilidad que este juez logró a hacer que que una persona como Pinochet fuera encontrada responsable de sus actos, pero se está haciendo dentro de un marco nacional lo cual es realmente súper importante para nosotros a aquí en Estados Unidos por ser un país tan grande y obviamente con una presencia mundial bastante fuerte.


Patricia Tarre: Claro y con tantas empresas.


Victoria Mesa-Estrada: Con tantas empresas, como tú lo dices. Sí.


Patricia Tarre: Claro, Victoria. Muchísimas gracias por tu tiempo y por explicarnos todo este caso, porque, claro, es súper importante y es súper enredado. Entonces..


Victoria Mesa-Estrada: Sí.


Patricia Tarre: Entonces te agradezco muchísimo que bueno que logramos coincidir para que [00:29:00] nos explicaras esto y muchísima suerte en los procesos que se vienen ahora, en los próximos juicios y bueno, y en todo lo que se viene con todo este proceso que sabemos que esto es solo el inicio.


Victoria Mesa-Estrada: Bueno, pues muchísimas gracias por la invitación. Encantada de compartir con ustedes esta locura de litigio y esperamos seguir compartiendo buenas noticias.


Patricia Tarre: Claro que sí. Claro que sí.


Nos vemos en una próxima oportunidad.

bottom of page